133890
Entrevista con Mitú

Entrevista con Mitú

27/Ago/2018

Épicos momentos para la pista de baile con Mitú.

Franklin Tejedor y Julián Salazar no son ninguna novedad en el panorama musical actual. Sin contar lo que han hecho de manera individual, como Mitú lleva casi 10 años y su primer disco, el alucinante Potro, este año cumple seis. Ha sido una carrera larga, paciente y llena de éxitos. “Estamos tocando un montón, por todas partes”, dice Julián al hablar de su momento actual como proyecto musical. ¿Cuál es la reafirmación de la disciplina en el estudio? Los conciertos. Y Mitú se ha convertido en unos expertos al momento de salir al escenario.

No es ninguna coincidencia, pues los años han brindado una experiencia que lo provoca. Con cuatro discos ya bajo el brazo, el grupo no es ningún novato al tocar en vivo, así como tampoco a la hora de componer. En menos de un año lanzó dos discos: “Los conciertos constantes son resultado del impulso de que nuestros últimos álbumes fueron relativamente cercanos. El primero (Cosmus) lo lanzamos en agosto de 2017 y el segundo (Los Ángeles) en marzo de este año. Eso ha hecho que nos enfoquemos en tocar más que en cualquier otra cosa”. El grupo está en su mejor momento, no solo porque Los Ángeles es el mejor disco de su carrera hasta ahora, sino porque, aseguran ellos, los conciertos que están tocando son todo aquello que siempre quisieron hacer.

“Antes traíamos un show demasiado intenso y en ciertos momentos bastante ruidoso. Ahora es intenso pero en otro ámbito, más bailable. Tiene otras cosas y esa intensidad ha sido canalizada hacia otros lugares. Los últimos conciertos nos dicen que estamos en un muy buen punto de la carrera de la banda”.

A pesar de que el nuevo disco fue hecho en poco tiempo, la tradición del grupo está presente y arroja un par de sorpresas más. Los Ángeles es una serie de canciones que encuentran paciencia en donde sus antecesoras hallaban ansiedad. Un disco que se toma el tiempo de construir épicos momentos para la pista de baile. “Era como un núcleo de ideas que salieron en un periodo de tiempo bastante corto y como en un mes, poco más, el disco estaba listo”. Esa inmediatez no se siente por ningún lado al escucharlo.

Lo que sí se siente, incluso más que en sus discos anteriores, es una sabiduría especial. El tiempo y los recorridos a través de conciertos le han dado al grupo una perspectiva mucho más aguda, tanto a las influencias que rescatan, como a los experimentos en los que las tratan. Se percibe un dúo más ambicioso y al mismo tiempo más mesurado.

Cuando esta personalidad aparece, es fácil ver por qué Salazar es tan bueno recomendando grupos compatriotas colombianos. “Hay una banda nueva, los integrantes no son tan nuevos pero la banda sí. Se llama El Leopardo y está conformada por Dani Boom de Systema Solar y Pedro Ojeda de Los Pirañas, Frente Cumbiero y Romperayo. Ellos dos se juntan con un mexicano y están haciendo una música más cercana a lo que hacemos en Mitú. Está muy bueno lo que hacen”.

Ojeda y Boom, al igual que Salazar y Tejedor, no son ajenos al público mexicano. Con sus respectivos grupos han construido una unión entre ambos países que no sucedía desde la rebelión cumbiera hace muchos años. “La relación viene y va, pero la musical es larga. En términos de cumbia culturalmente tenemos un montón de cosas que compartir. Colombia, de hecho, es de los países que más cultura de mariachi tienen y eso es encantador. En un marco de música electrónica más actual, ambos países vienen haciendo cosas muy interesantes y no hay otro modo que encontrarse en ese camino. Los músicos, los espectadores, la prensa, todos estamos ahí encontrándonos todo el tiempo”.

Mitú regresa a la Ciudad de México a reforzar esa relación una vez más con un concierto en el Foro Indie Rocks! el próximo 30 de agosto y planean algo especial. “Vayan a vernos porque más allá de los discos, el fuerte de la banda es el show en vivo. No los va a decepcionar el concierto. Después de Los Ángeles –que para mí es el mejor disco que hemos hecho–, los conciertos son el mejor punto de la banda actualmente. Vale la pena”.

No se los vayan a perder.

No es una revista, es un movimiento.