Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

150243
Entrevista con Mateo Kingman

Entrevista con Mateo Kingman

La delgada línea entre la tradición y la vanguardia.

Siendo participes en este plano terrenal llegamos a notar que para algunas personas su destino está más que claro desde temprana edad, para otros la búsqueda de su fin en esta tierra toma más tiempo del que se imaginaron. Para aquellos visionarios que logran palpar la bonanza del éxito es de vital importancia mantenerse al margen de las exigencias que su entorno les dicta, y un caso como estos es el del ecuatoriano Mateo Kingman, músico con influencias arraigadas y curador de una historia que augura grandes alegrías.

“Yo crecí en la Amazonia ecuatoriana, de ahí surge toda mi inspiración, por la naturaleza. Para mí era muy importante la conexión que tenia con ese espacio. Después viví en otros espacios de gran naturaleza, como en las montañas. Esa conexión esta presente en el momento de crear, entonces ese es mi nivel de mi discurso, de lo que hablo, pero después musicalmente siempre estuve conectado con la música tradicional latinoamericana, por influencia de mi mamá. Escuché siempre a Violeta Parra, a los Inti-Illimani y a Atahualpa Yupanqui. Todo este baraje de músicas se vio reflejado al momento de crear y de buscar una manera de interpretar lo que significaba para mi. Creo que mi primer trabajo que se llama Respira exploramos mucho con música electrónica y estas músicas tradicionales, pero en este segundo álbum que estamos haciendo, la búsqueda de va más hacia el lado urbano, con muchos elementos de trap”, expresó.

La singular combinación de música tradicional latinoamericana con ritmos actuales como el trap y distintos elementos electrónicos como carta de presentación, han forjado un estilo audaz y un sello que Mateo sabe manipular para crear atmosferas verdaderamente interesantes, en este punto comenta acerca de la importancia de los sueños en sus composiciones.

“Las letras surgen a partir de un mundo imaginario, parten del misterio mismo. De alguna manera siento vienen de un mundo muy personal, todos nos vamos a nuestros interiores, nos enfrentamos con nuestros demonios más fuertes, esto lleva al descubrimiento de una mismo en mis canciones, la materia prima primero como reflexión, no como opción”, comentó.

La experimentación con distintos sonidos e influencias han conducido al músico de origen ecuatoriano a la búsqueda de nuevos conocimientos en la escena musical. Su reciente introducción a la producción en su nuevo tema “Tejidos” le ha brindado una experiencia inigualable que espera repetir en futuras maquetas.

“Para mí ha sido bien importante entrar en el mundo de la producción porque por primera vez siento que estoy haciendo exactamente lo que quiero. El poder involucrarme en la búsqueda de las sonoridades, en la creación de las melodías, pero también de las armonías, los ritmos, definir los tiempos… Todo eso es parte de la creación. Ahora vamos componiendo y produciendo al mismo tiempo, siento que tengo todas las herramientas para crear mi propia música. Cada sonido está muy pensado, por eso me gusta este nuevo álbum, tal vez no le guste a nadie, pero a mi me gusta porque todos los elementos que hay en cada canción son elementos que los busqué con mucha radicalidad”, argumentó Mateo.

Con todos los preparativos listos para su lanzamiento, el nuevo material de Mateo Kingman titulado Astro promete ser un zarpazo de ritmos urbanos y elementos experimentales que él mismo ha planeado minuciosamente. Hasta el momento los singles “Tejidos” y “Religar” son el preámbulo de la fiesta que se avecina este próximo 26 de julio. Su autor comenta el concepto del álbum y explica su composición.

“Me parece que es un disco bastante exploratorio, bastante exento de reglas… y eso hace que sea un disco raro. Es un disco que tiene muchos contrastes y algunas canciones un poco difíciles de escuchar. Siento que es un disco que propone una cosa bastante particular, hay cosas que siempre me saltan, cada vez que yo lo escucho aún me siguen saltando cosas. Elegimos 'Tejidos' y 'Religar' como los primeros dos singles porque son los menos raros. Son canciones que de alguna manera tienen elementos ya conocidos, cosas que se acercan más a mi proceso anterior. Y la otra razón es porque este disco esta dividido en tres mundos: cada mundo tiene tres canciones, 'Religar' corresponde al tercer mundo, 'Tejidos' corresponde al segundo mundo, y el nuevo tema que vamos a sacar que se llama 'Último Aliento' corresponde al primer mundo. Si escuchas los tres temas seguidos, vas poder comprender todo el concepto del disco sin tener que escucharlo por completo”, expuso Kingman.

Gran orgullo y satisfacción causó en el oriundo de Ecuador el haber podido colaborar con el gran Gustavo Santaolalla en el tercer corte de Astro, titulado “Último Aliento”, de esta forma expresa su reconocimiento hacia el músico y productor argentino.

“Conectamos con Gustavo hace tiempo, musical y humanamente, yo he sido muy fan de él desde siempre, productor de varias de las influencias más grandes en mi vida. Cuando le conté acerca de las canciones de Astro eligió una y decidimos hacerla. Quedó muy linda, creo que es la canción de mayor profundidad en el disco, va a salir el próximo 26 de julio y estoy muy feliz por ello”.

El crecimiento que Mateo Kingman ha cosechado en estos últimos meses ha sido digno de destacarse. De haberse presentado con éxito en el Vive Latino 2019 hasta ser parte importante de una emergente escena electrónica en Latinoamérica le ha dejado un gran sabor de boca y las ganas de seguir trascendiendo hasta expandir su propuesta a Europa. Aquí su visión.

“Nunca me imaginé estar tocando en festivales como estos, conocer gente linda, poderosa e importante. Era una necesidad muy autentica de hacer música y poder conectar con otros músicos. Creo que puedo mandar a la gente un mensaje no precisamente positivo, pero si profundo, me gustaría poder generar lo que a mi me genera el arte, y quiero que cada vez sea más gente con la que pueda compartir mi mensaje”, enfatizó.

Como uno de los pilares de la ya nombrada nueva escena electrónica Latinoamericana, el conocimiento y experiencia a través de la amistad con muchos de sus exponentes ha logrado que Mateo crezca moral y profesionalmente, dejando en su trabajo parte de todas esas enseñanzas.

“Yo creo que ha sido muy importante poder formar parte de este grupo de creadores, estoy muy agradecido con eso, pero también siento que me he alejado fuertemente de esa escena. Pienso que me alejo de la zona de baile alternativo y electrónico y me empiezo a acercar a un mundo más urbano, pero es por la exploración musical que estoy teniendo. El haber conocido a Chancha Vía Circuito ha sido enriquecedor en miles de sentidos, pero especialmente alentador, porque son gente muy sencilla, conectados consigo mismos, buscadores de lo esencial, no buscan lo comercial, tienen pasión, al igual que Nicola Cruz. Estoy agradecido, han sido una escuela para mi”.

Finalmente, el autor de “Religar” nos contó acerca de sus planes y deseos a futuro para cerrar el año con el mismo poder con el que lo empezó.

“Con este disco vamos a ir a Europa en septiembre, después vamos a Chile en octubre y en noviembre haremos algunas fechas especiales en Bogotá, Santiago. Nos gustaría hacer una presentación en Ciudad de México, se ha convertido en un lugar lejano a la realidad, muy lindo para expandir estas ideas y sueños. Me gustaría vivir en Ciudad de México”, concluyó.

 

No es una revista, es un movimiento.