185850
Entrevista con Maeve

Entrevista con Maeve

Deslizándose a través del siniestro mundo web.

El encierro producido por la pandemia ha tocado ciertas fibras en la gente que ya estaban ahí y que simplemente no queríamos ver. En el caso de la cantante Maeve, el Internet y su capacidad para mostrar realidades que no son del todo ciertas, fue la punta de lanza para este nuevo EP Caravaggio in a Corner Store que llegara a plataformas el 17 de junio. En dónde una camada de electrónica que fusiona beats duros y letras sarcásticas, sintetizan lo único en lo que la también productora puede pensar: música.

Inicie escribiendo canciones de manera formal cuando tenía 15, y desde entonces he estado obsesionada con ello, y es mi actividad favorita del mundo, no tengo un horario, simplemente lo hago, depende un poco cuando la inspiración conecta conmigo. Pero siempre estoy escribiendo y escuchando lo que la gente tiene que decir, absorbiendo todo, por ejemplo, aquí en Londres si escucho un sonido de un tren lo grabo en mi Iphone y luego lo uso en alguna canción, así que siempre estoy escribiendo y buscando inspiración de todas partes”.

En un mundo dónde nuestra información esta muchas veces al alcance de todos, Maeve va por la vida como una espía en cubierto o algo mucho más común: la de aquella persona que pasa desapercibida, pero que está muy conectada con la atmósfera y el ambiente que la rodea. Pese a que hacer música es algo para ella rutinario, la creación de su EP llegó como una manera de escapar ante un mundo que, sin saberlo del todo, se preparaba para el caos:

“Este EP fue concebido durante la contingencia, estaba de vuelta en mi casa (NRD. Ella es de Islas Cayman) con mis papás y todo era muy incierto nadie sabía lo que estaba pasando, pero tenía claro que lo único que podía hacer era música, entonces me despertaba temprano todos los días sin tener claro a dónde me llevarían las canciones, en realidad no tenía mucho equipo, solo era mi Laptop, un pequeño teclado y estuve escribiendo sin parar”.

Para esta producción completamente casera, no confundir con lo-fi, Maeve condensa una gama de sonidos que están orbitando entre el pop y la electrónica que acompañan una voz sutil, bañada por momentos en efectos, pero que siempre tiene la seguridad de saber que está diciendo. “Bleach” es el primer sencillo, una canción para la pista de baile que habla de la importancia que le damos a las redes sociales para mostrar que “algo sucede en nuestras vidas”

Amo el Internet, pero al mismo tiempo lo odio (risas), y es increíble como he conocido a mucha gente creativa y como hace que la música viaje tan rápido, pero al mismo tiempo tiene un lado oscuro: todas esas imágenes que ponemos en Internet no son la vida real sólo son 'momentos importantes' que no reflejan lo que somos. Creo que debe existir una forma más saludable de ser alguien en redes sociales, y recordar que hay vida más allá de lo que la gente quiere mostrar”.

Curiosamente este proyecto está más apegado de lo que la cantante quiere admitir al internet, el EP, que cuenta con su sencillo “Manic Pixie Dream Girl” y remixes a cargo de Dirty Vegas y William Orbit (la mano detrás del Ray of light de Madonna) este último colabora en otro de los temas “Jonah” y que llegó al proyecto gracias al correo electrónico.

“Cuando se trata de hacer música siempre estoy al servicio de lo que necesita la canción, entonces si alguien quiere colaborar conmigo y creo que puede funcionar dejo que las cosas sucedan, se trata de hacer buena música. No me preocupo acerca de lo que tengo que hacer para llegar a ese punto, si no que dejo que suceda de manera natural. De todas maneras, me aburro fácilmente así que siempre estoy buscando nuevas maneras de componer.”

Actualmente Maeve continúa escribiendo en dónde la inspiración le llegue, de momento los primeros afortunados en verla serán los que asistan al Primavera Sound del 2022, en dónde la cantante presentara un show que fusiona su amor por la música y el arte en general. Esto último se refleja en una foto, lo único que aparece en su web oficial además de (irónicamente, sus redes sociales), homenaje a Marina Abramovic, en el, la compositora sostiene un arco y una flecha a punto de ser disparados a un clon de sí misma, dice que es una foto acerca de la confianza, al cuestionarle si confía en si misma me responde sin dudarlo “no lo sé, realmente no lo sé” para ella el viaje son las preguntas, no las respuestas.

No es una revista, es un movimiento.