Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

177974
Entrevista con Los Amigos Invisibles

Entrevista con Los Amigos Invisibles

25 años de rumba; cosa fácil.

Alrededor de 260 días han transcurrido desde que inició esta contingencia mundial en México y América Latina. Nueve meses que corrieron velozmente, en su generalidad en un encierro obligatorio. Una pandemia que, curioso, tuvo que “presentarse” para que Los Amigos Invisibles tomará unas vacaciones forzosas después de 25 años de trayectoria. Con esta reflexión emprendió la charla con Catire (José Rafael Torres), bajista de la banda, sobre la crisis que se vivió, que se vive y lo que está por venir…

“En este momento la verdad te diré que nos sentimos muy bien. Obviamente no fue así al principio: los primeros dos meses sí nos pegó duro, fue una mezcla que nunca habíamos experimentado. Pero poco a poco las cosas fueron decantándose, teniendo forma y hoy en día te puedo decir que la banda está bien. Aunque este 'bien' no es del todo honesto porque imagínate, después de más de 20 años de estar montandos en escenarios, viajando, compartiendo con gente… sí se siente que hace falta, a veces nos juzgamos un tanto neuróticos; estando en casa, encerrados y sin socializar, hace sentir el cerebro atrapado. Entonces, cualquier idea que nos pueda llegar le damos mil vueltas, seguramente a ustedes les pasa también. Seamos honestos: estamos en un futuro incierto, y ante esto ¿qué caso tiene estresarte? Así que nosotros, mejor lo vemos lo más positivo posible”, inspira el músico en esta videollamada.

Pero la naturaleza del grupo venezolano no se restringe, no se deja frenar. A tal grado de aventurarse, una vez más, a un espectáculo en vivo y virtual. Un streaming desde la Sala Estelar el próximo 17 de diciembre. Y que si bien es cierto que la ausencia de un público físico puede hacer sentir un declive en la energía, los integrantes de Los Amigos se encuentran gratamente entusiasmados.

La Sala Estelar ha sido un foro inigualable para músicos ansiosos como nosotros. No dejemos de lado que es todo un reto, pues esta modalidad no ha toda la gente los satisface. Sin embargo, el motor principal por el que lo estamos haciendo es por aquellas personas que necesitan la música de Los Amigos en sus vidas. Y bueno, aunado a una experiencia navideña; trataremos de llenar el vacío que nos dejó este año la ausencia del ya tradicional show en El Plaza Condesa en estas épocas. Agrego también que, como nos dirigimos a un público que siempre ha seguido a la banda, trataremos de dar sorpresas en este show de algunos temas que el mismo fan pueda decir ‘¡Ay cabrón, nunca pensé tocarán esa rola!’”, confiesa el bajista.

Exponer que llevan un cuarto de siglo generando música podría considerarse cosa fácil, pero la realidad es que para ellos el tiempo ha transcurrido rápido, muy rápido…

Han pasado muchas cosas que hacen una experiencia chévere para Los Amigos y esto hace pasar el tiempo en un parpadeo; pero cuando miro algunas imágenes de nosotros de los inicios o cuando me miro al espejo y admiro las canas en la barba, ¡ay cabrón, qué pedo! Es la única manera de darnos cuenta de todo el tiempo que hemos transcurrido”, narra Catire.

Y bueno, como una manera de celebrar este gran aniversario, Los Amigos han decidido remasterizar y relanzar el primer disco de su trayectoria: A Typical & Autoctonal Venezuelan Dance Band, ahora en las plataformas digitales a partir del pasado 10 de diciembre, traspasando de ser de un álbum compacto a digital; la leyenda detrás del disco ¡es una joya!

“Es fácil el contexto: A Typical & Autoctonal Venezuelan Dance Band fue un disco que salió solo en Venezuela y bueno, tiene una historia tremenda y representa muchísimo el inicio de nuestra carrera internacional. Pero entonces, cuando se lanzó nuestro segundo disco, The new sound of the Venezuelan gozadera, éste sí empezó a rodar por todo el mundo y la gente siempre creyó al inicio que ese era nuestro primer álbum. Eventualmente por el camino que nuestros discos y presentaciones fueron teniendo, ingratamente dejamos olvidado a A Typical en la historia.

Pero cuando nos llegó la reflexión de que ese primer disco cumplía 25 años, ¡wow! Fue ahí donde sentimos la obligación de hacerle un verdadero homenaje, de rescatarlo por completo y entregárselos de nuevo a nuestros fans. Ahora ya no solo se quedaría en Venezuela, sino llegar a todo el mundo por medio de las plataformas; también para las nuevas generaciones. ¡Es un morbo tremendo el saber cómo lo recibirán!”, concluye una de Los Amigos.

“Nada qué decir, nada qué pensar. Solo estás (estamos) aquí y es un buen lugar”. Seguro podemos tararearlo mil veces para sanar un poco la nostalgia de su música en vivo; éramos felices y no lo sabíamos. Pero siempre se podrá hallar los medios para no desconectarnos de la rumba invisible de estos canijos amigos.

No es una revista, es un movimiento.