113876
Entrevista con Juan Pablo Vega

Entrevista con Juan Pablo Vega

El inconmensurable amor de Juan Pablo Vega por México.

“Ser independiente lleva una cantidad de sacrificios, al no tener un músculo financiero de una disquera, los procesos se vuelven lentos -con un apoyo así, esta gira en México hubiera pasado hace tres años-. Además, hay que estar pendiente de tus reproducciones, de tu merch, de vender los discos mano a mano, de contar con un grupo de trabajo que confíe en ti, no quiero pagar “payola”, prefiero tardarme diez años pero hacer música con muchísima dignidad”, disparó animado Juan Pablo Vega al explicar el camino artístico que ha tomado.

El músico colombiano estuvo de gira en la CDMX, por lo que aprovechamos para platicar con él sobre los pormenores. Se mostró satisfecho de estar acá ya que representa una visita especial, es la primera vez que ofreció un show con banda completa; trompeta, batería, bajo, guitarra y piano.

Juan Pablo es un reflejo fiel de su música; transparente, cadencioso, etéreo. Con un aire de emoción, explicó su relación con nuestro país: “Desde el  minuto cero que estuve acá se sintió como una familiaridad con los mexicanos, hay un entendimiento muy bonito. Ahora puedes monitorear a través de las redes en qué países te escuchan más y curiosamente ahí está México, incluso lo hacen más que en mi país natal, por lo que el cariño que le tengo es muy muy grande”.

Él y su guitarra han venido varias veces a abrirse camino en estas tierras mexicanas, curiosamente uno de sus shows más entrañables fue uno que no estaba presupuestado.

“Este año vine de vacaciones y estuve con muchos amigos tapatíos, se nos ocurrió improvisar un concierto para ver lo que estaba pasando en Guadalajara, tuve la fortuna de encontrarme con muchísima gente que se sabía todas las canciones, incluso hubo personas que no pudieron entrar, fue bastante sorpresivo, todo ese cariño no me lo esperaba. Fue un espaldarazo a mi trabajo”.

Quien ya lo hizo lo podrá confirmar y quien no, pronto lo hará; ver en vivo a Juan es apelar a la música y a la magia, es descartar lo ajeno a ella y apostar con conmover desde la honestidad, así lo describe.

“Hace poquito fui a ver a Justin Bieber y me pareció un excelente show, todo está concentrado en las luces y el baile, está chido, pero dobla el 80% del concierto, el 20% restante lo canta y lo hace bastante bien. No es que me esté comparando con Justin pero mi show dista de todo eso, no sé bailar ni voy al gimnasio, yo solo sé hacer música y aprovechar ese puente tan hermoso que crea”.

En su país natal hay una especie de boom musical (del cual es parte el cantautor), y aunque en número ya es considerable, puede crecer  y consolidarse más, él lo acepta gozoso.

“Es un momento de mucha efervescencia musical en Colombia, y lo digo con mucho orgullo, no solo en un género sino en varios, ahí está Esteman, Elsa y Elmar, Puerto Candelaria, Bomba Estéreo y un montón de propuestas que me gustan. Además, también está el lado mainstream que respeto mucho, ahí suena mi hermano Manuel Medrano, o J Balvin, que me parece increíble su música”.

En la lista de testigos de esta gira estuvieron, Morelia, Guadalajara, Toluca, Puebla, Querétaro y para cerrarla se presentó en el Festival Anónimo en la CDMX, el pasado 3 de junio, donde compartió cartel con Los Amigos Invisibles, Siddhartha, Porter, entre muchos más.

No es una revista, es un movimiento.