Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

176659
Entrevista con Future Islands

Entrevista con Future Islands

El livestream no es una opción viable.

Future Islands es romanticismo musical. Es la voz de la tragedia humana en el mundo contemporáneo. Algo tan real que suena como el propio corazón cuando duele. Su música se parece a la sensación de la felicidad pura, ese espasmo en que la luz es brillante, y también, se asemeja al dolor de escuchar a alguien decir que su madre ha muerto. Future Islands es real. Pocas bandas logran capturar la esencia de lo que es ser una persona con la complejidad de las emociones. Es la sangre recorriendo las venas hasta llegar a un corazón que permite que la vida siga existiendo. Indie Rocks! conversó con Future Islands a propósito de su nuevo álbum, As Long As You Are; de lo que implica no dar conciertos desde hace once meses y de la elección en Estados Unidos.

El nueve de octubre la banda presentó su nueva pieza en un livestream que jugaba con el nombre de un tema de su aplaudido Singles, A Stream Of You And Me. El bajista William Cashion relata la experiencia de ese show. “Fue genial estar de nuevo juntos tocando nuestra música, es la primera vez que lo hacemos desde diciembre del año pasado. Fue muy extraño tocar sin público, incluso cuando lo hacemos en televisión, siempre hay una audiencia, esta vez solo estaba el equipo de grabación moviéndose de un lado a otro”.

En As Long As You Are el cuarteto continua explorando el lado sentimental del individuo, la apertura de sus emociones, el descubrimiento de la felicidad y la libertad personal. Pero lo que hace a esta banda tan especial es la ejecución en vivo del vocalista, Samuel T. Herring, su actuación es tan vívida y dramática como una pelea de box. Interpreta, actúa y convierte las canciones en una presentación deportiva. Golpea y es golpeado. Lanza jabs y uppers, aún así regularmente le ponen una paliza. Y como lo hacía Rocky, Sam se levanta en los últimos números del conteo y gana al final. La pandemia ha impedido que se realicen conciertos y si eso está afectando a la industria musical de manera general, ha hecho impacto en aquellas agrupaciones que se caracterizan por tener más fuerza en los shows en directo que en el estudio, como en el caso de este cuarteto que también integran Gerrit Welmers y Michael Lowry.

William prosigue en su experiencia. “Es la primera vez que trabajamos con un diseñador de luces (Pierre Claude), que por cierto estaba en París, así que teníamos un diseñador local que operó el show y que oscurecía completamente el escenario al final de cada canción. Eso fue inesperado, fue divertido, me gustan los momentos extraños de los shows como cambiar la lista de canciones, cambiar las luces o algo en el sonido. El livestream nos mostró que más bandas pueden considerarlo como otra opción, incluso, cuando se acabe la pandemia, para gente que no pueda asistir por cualquier razón. Pero no creo que por sí solos puedan sustituir una gira, la única forma en que eso pueda funcionar es si hiciéramos transmisiones separadas por cada estado. No es viable, es una opción que está ayudando, pero no es la solución”.

Samuel T. Herring vive en Suecia con su pareja, la actriz de Midsommar, Julia Ragnarsson. Para la grabación de As Long as You Are volaba cada dos meses a Baltimore para ensayar, cuando regresaba a Suecia se mandaban los resultados para saber qué opinaban de las grabaciones. “Sam tiene una lista de canciones de años atrás que no se terminaron por alguna razón, las escucha ocasionalmente y algunas veces nota algo en ellas que hace que las trabajemos de nuevo. Por ejemplo, ‘For Sure’ viene de una idea que tuvo Gerrit en 2015, y Sam la redescubrió hace un par de años. Al igual que 'Moonlight' o 'City’s Face' que son ideas que tuvimos en ese año, pero nunca encontraron su camino en aquel momento. Gerrit ha descrito este álbum como de objetos perdidos”. Por su parte Gerrit Welmers, el tecladista, afirma que para este álbum querían tener más control en el estudio.

No teníamos una idea clara de qué tipo de álbum íbamos a crear, teníamos un par de canciones que habíamos tocado en vivo y queríamos escribir más para el álbum, queríamos un disco en el que tuviéramos más control. Teníamos experiencias previas de trabajar con productores y queríamos darnos una oportunidad de ver qué sucedía si lo hacíamos por nuestra cuenta, lo intentamos y nos dio más responsabilidad sobre diferentes detalles”.

Fue un proceso más lento que, de acuerdo a sus integrantes, se asemejó a la grabación del segundo álbum, In Evening Air. Pasaron tiempo escuchando las canciones, pensando en qué funcionaba o qué no funcionaba de ellas, cuál era la fuerza de cada una. Lo describen como un proceso pasivo. Grabaron muchos temas y las que quedaron en el resultado final fue por decisión unánime. “El álbum se presenta por sí mismo”.

En "Born in a War", Sam canta que proviene de un pueblo marcado por las armas y la mala educación. Indudablemente la nación se caracteriza por la defensa férrea para tener armas, una política que ningún presidente ha intentado siquiera cambiar. Sobre la elección en Estados Unidos en la que hasta ahora parece que será Joe Biden el próximo presidente,  Gerrit Welmers, se mantiene optimista. “Estoy pensando en si hay algo de cierto detrás de estas acusaciones de fraude que hace Trump, espero que los resultados no cambien, las proyecciones son muy positivas. No estaba muy adentrado en la política hasta la elección previa, en donde me di cuenta de que era importante prestarle atención, pero en lo que respecta a la creación de sonidos no tomo en cuenta la política, probablemente esté en algún lado, porque las circunstancias afectan el ánimo. A lo mejor está escondido”.

La política inexorablemente está en todo, es una red de la que nadie puede escapar. Y es esa política que han tomado diferentes países para enfrentar una pandemia que entre sus secuelas está la ausencia de conciertos, la falta del espacio y la tranquilidad para ver a Future Islands y presenciar su espectáculo de box. El drama a lo largo de doce rounds, de gritos, de cervezas volando, de lágrimas y de júbilo. Aquí estaremos esperando el reencuentro para apostarle todo a Sam porque sabemos que aunque sufriremos con su emocionante actuación, al final, al final triunfará.

No es una revista, es un movimiento.