165349
Entrevista con Cariño

Entrevista con Cariño

07/Abr/2020

El tontipop que renace con Cariño.

A finales de los 90 surgía en España una ola de bandas con el estandarte del DIY. Un fenómeno musical con poca precisión en las cuerdas y jóvenes despreocupados en un futuro musical prometedor polarizaba opiniones: lo amabas o lo detestabas. El llamado tontipop o Nocilla pop favoreció el surgimiento de muchas agrupaciones. Si de pioneros hablamos, los nombres más fuertes son Los Fresones Rebeldes, La Monja Enana, TRC y La Casa Azul, en ese momento, aire fresco para toda la oferta anglosajona que existía. Fue rápido y conciso, pero dejó muchos cimientos. Año 2020, y, como cualquier género, vuelve a surgir en tendencias cíclicas, Cariño es la nueva fiebre en la “Tierra de conejos”. 

El trío madrileño conformado por Paola Rivero, Alicia Ros y María Talaverano trae sonidos electrónicos pegajosos, cajas de ritmo y rimas que se quedan en tu cabeza por horas. Firmadas por Elefant Records, la agrupación está pegando fuerte gracias a sus letras irónicas que tratan desde la diversidad sexual hasta los sentimientos más íntimos de una generación. 

“Yo conocí a María en una red social que era para ligar que se llamaba Wapa. Me llamó la atención porque tenía los mismos gustos musicales. Al final no surgió el amor, aunque hubo match, pero se formó Cariño. Yo me mudé a un lado y fue la excusa perfecta para hacerlo. Después queríamos a una tercera persona. Justo esa noche fuimos a un concierto de El Buen Hijo, otro grupo de Alicia, y la vimos ahí sobre el escenario. Lo bien que cantaba, tocaba el bajo y encima era muy guapa. Nos encantó y la abordamos al final del concierto, le pusimos con auriculares 'La Bajona' y fue como dijo sí”, relata Paola sobre el surgimiento de la banda. Habían llegado apenas a casa de Alicia en Madrid después de dejar sus instrumentos en un taller. 

Cariño ha estado activo por tres años, pero parece ser un pionero fundamental en la escena española. Con canciones como “Canción de Pop de Amor”, “Mierda Seca” y “Momento Inadecuado”, las españolas conquistan el mundo en apenas 23 minutos de Movidas, su álbum que pasa en un parpadeo. “El nombre es una muletilla. La utilizábamos mucho entre nosotras y a Paola se le ocurrió que nos teníamos que llamar Cariño y claro que se quedó. Todo el mundo se acuerda de esa palabra y se utiliza a diario, era perfecta... Lo guay también, es que muchas personas nos guardan como Paola 'Cariño', Alicia 'Cariño', María 'Cariño', ¡somos las amantes de España!”. Alternan Paola y María entre risas sobre el nombre de su proyecto. 

El trío prescinde de un elemento fundamental para muchos otros: la batería. “No es que no entrara al sonido del grupo, pero me gustaban mucho las bandas que añadían una caja de ritmos. Por donde iba yéndose la música encajaba bastante bien y encima no nos apetecía meter a una cuarta persona. Ya estábamos muy a gusto las tres. Yo hubiera podido tocar la batería, pero quería tocar la guitarra en este proyecto, la verdad”, comenta Paola. 

El tontipop que enamora

Cariño es una auténtica fiebre. Las letras ligeras, los sonidos que pintan soft pop y la conexión que se escucha entre ellas, hacen de esta una banda que fluye con facilidad. ¿Los géneros y etiquetas importan cuando te diviertes y amas lo que estás creando? “La primera reunión nos juntamos para saber las ideas de cada una. Salieron una lista de nombres donde predominaba el pop español y nombres como Mujeres, Melena, La Casa Azul, Perro y muchas otras. Básicamente grupos de guitarreo y diversión. Además, todas tenían un toque de humor en sus letras y era lo que nos apetecía hacer a nosotras.”  

Es normal que te etiqueten en géneros. Nos meten en esa cosa del tontipop y está bien. Nos gusta ese género. Si nos dijeran que hacemos rock no nos gustaría tanto. Estamos a gusto en el saco que nos meten. Creo de todas las etiquetas, punky-pop es la que más nos agrada. Las letras son principalmente nuestras movidas o las de colegas. Son cosas que nos pasan día a día. A raíz de escribirlas nos hemos dado cuenta que somos personas muy sensibles. Todo nos afecta mucho y salen entre comillas solas. Funciona como una herramienta para reírnos de nuestros problemas. Utilizamos la ironía y el humor para que no duelan tanto las cosas.” 

La primera vez que Cariño visitaría nuestro país se canceló por temas de management y dinero. El segundo intento que tendría lugar el 15 de abril en el Foro Indie Rocks!, fue reagendado para el 1 de julio por las medidas de prevención tomadas a nivel global y se aplazó un poco más su esperado debut en México. Ahora, no se sabe si están confirmadas nuevamente para Coachella en su nueva fecha para octubre. Pero, ¿son amantes de los festivales? 

“Vamos con muchísimas ganas de ver qué se cuece ahí. Nos han dicho que la gente está loquísima. Se dice que el mexicano es más fan de la música española que el mismo español. Que lo viven de una manera más fuerte... de Coachella no tenemos ni idea, sería divertido ver a famosos borrachos... Nos flipa tocar en sala. En eso estamos de acuerdo todas. Aunque los festivales son divertidos y puedes ver a más grupos, en tema de sonido y comodidad no hay como un espacio reducido. El público está más cerca y te conectas más intenso. Es diferente. Nos gusta escuchar y ver a quién le tocamos. Es una cosa muy guay. Y aunque preferimos eso, el vértigo que te da el ver un espacio enorme también engancha un poco. La gracia de los festivales es que no sabes cuánta gente te va a ver. Es una lotería y nos ha ido de manera positiva.” 

La genuina agrupación tiene planes de sacar un nuevo disco y ya trabaja en ello. Con mucha madurez musical, seguro sorprenderán a su fandom con algo fresco muy a su estilo. 

“Estamos componiendo a tope. La idea es hacer un EP antes de verano y después meternos a grabar el próximo disco. Lo más seguro es que salga en 2021. Creo ahora somos un poquito más serias. Tenemos la idea de que el segundo disco define un poco a las bandas. Considero que va a ser más personal. Creo va a ser más Cariño de lo que se ha escuchado ever. Nosotras durante el proceso hemos madurado mucho, nos hemos dado muchas ostias. Nos tomamos la vida un poco más seria y puede que se vaya a notar tanto en el sonido como en las letras.” 

Cariño flipa y mucho. Deben escucharlas. 

No es una revista, es un movimiento.