128968
Akamba 2018: Entrevista con Timber Timbre

Akamba 2018: Entrevista con Timber Timbre

08/May/2018

Foto Caroline Desilets

El futuro que no soñábamos.

“Huye de mí, huye por tu vida” dice el protagonista de la canción “Run From Me” advirtiendo un peligro, una amenaza que él ve dentro de sí y antes de que libere la bestia interna sugiere a la chica que lo mejor es que ella se marche, que huya, porque algo le puede suceder. Los juegos del amor son peligrosos. Podríamos imaginar que este mismo hombre es quien tres años después en “Sewer Blues” se arrepiente y le canta “regresaré a ti, regresaré a tu amor”. Si el círculo de la vida continua girando volveremos a encontrarnos en el punto del que marchamos, como el día que vuelve a nacer después de morir cuando se oculta el sol. “Nunca lo pensé de esa manera, pero probablemente así sea la conexión” expresa Taylor Kirk, vocalista de Timber Timbre sobre ambas letras.

Su más reciente álbum Sincerely, Future Pollution, ahonda en una temática oscura, en una pesadilla que imaginábamos hace décadas y que terminó volviéndose realidad, el futuro aniquilante que vivimos, una nube de polvo que impide ver con claridad el mundo. Esa nube de polvo es la sobreinformación, la desinformación, la contaminación, la sobrepoblación, la homogeneidad, la intolerancia, la hiperconectividad, etc. “La idea del álbum es que vivimos en el futuro de la ciencia ficción. Un futuro distópico, una realidad oscura que veíamos en la ciencia ficción hace 50 años. Es un disco más emocional, pragmático. No es algo idealista, pero espero ser esperanzador con las letras”.

Timber Timbre forma parte de la primera edición del festival Akamba, “la celebración al fuego, el ritmo y la tierra” (cualquier cosa que eso signifique) que se llevará a cabo el 12 de mayo en Tequila, Jalisco. “Nuestro show en vivo es un poco garage, más rock, psicodélico, no es un concierto de indie rock, fue después del disco anterior que comenzamos a tocar como una banda tradicional, como un combo de rock”. Taylor Kirk describe el sonido urgente de su último trabajo, un auténtico viaje de psicodelia, rock y blues. “Probamos durante semanas el sonido y los arreglos, cuando llegamos al estudio encontramos lo que estábamos buscando y sabemos que se acaba cuando presentas el álbum en vivo. Y vas a vivir con él durante un año y medio. Estuve escuchando a Vangelis, sobre todo el score de Blade Runner, y la música de Ex Machina. Cuando vamos al estudio pervertimos la música, como si fuera música porno”.

Su anterior trabajo fue publicado en 2014, Hot Dreams, los sueños que motivaban aquel disco se terminaron y despertamos en un momento particularmente dinámico, una rueda de la fortuna que nos pondrá de nuevo en la parte de abajo, para descender luego de la experiencia de estar en un punto muy alto. Kirk piensa y divaga antes de contestar sobre su estado emocional cuatro años después de ese trabajo. "(Risas) Sé cómo me siento, pero no sé cuáles han sido los cambios, me siento bien en general, poder haber logrado lo que hemos logrado. Salir de gira es mi principal rutina, cuando llego a casa no sé qué hacer con el celular, no me siento creativo, me siento cansado, toma tiempo recuperarse de gira, me gusta estar en el estudio, me gusta esa parte creativa, eso no pasa cuando andas de gira".

Deberíamos dormir, pero antes escuchar “Floating Cathedral”, el ensueño sonoro con que cierra el álbum Sincerely, Future Pollution, y dejar que nos arrastre a un sueño diferente, tal vez al despertar estemos en una realidad más amigable.

No es una revista, es un movimiento.