148001
White Lies en El Plaza Condesa

White Lies en El Plaza Condesa

Óscar
Villanueva Dorantes (OVD) / Cortesía

16/May/2019

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

Una noche con White Lies.

Con El Plaza a menos de la mitad de su capacidad, en punto de las 20:00 H sale al escenario Valsian, un dueto de Cuernavaca, Morelos. Se escucha una voz dulce, mezcla entre Denisse Guerrero de Belanova y Ely Guerra. En cuatro canciones nos mostraron una propuesta interesante de dream pop con letras de temas imaginativos y románticos. Su canción final “Esperaré”, de sencillos acordes y letra, nos dejó cantar con ella aunque no conociéramos la canción. “Gracias por escucharnos y compartir con nosotros este espacio, somos Valsian.

Media hora de espera. El momento para encontrar a los amigos que llegaron tarde, formarse por bebidas e ir al baño; siempre es mejor prevenir que tener que interrumpir el disfrute a medio concierto. 21:01 H, ¿dónde está esa característica puntualidad inglesa? El Plaza en sold out espera (im)pacientemente a que esa canción random en las bocinas se termine, las luces se apaguen y Harry McVeigh, Charles Cave, Jack Lawrence-Brown y Tommy Brown aparezcan en el escenario.

21:07 H, las luces se apagan, los celulares se levantan. Es “Time to Give”, la que nos llama la atención a concentrarnos en la música, alejar todas nuestras preocupaciones y, cantar y bailar como si nadie nos viera. Sigue “Farewell to the Fairground”: aplausos llenan el recinto de la Condesa. Los gritos interminables de los fans hacen sonreír a la agrupación. “It’s incredible to see you here again. We love Mexico, we love to be here”.

El asunto con White Lies es que ya todas sus canciones son hits. Todas te invitan a cantar a todo pulmón y a brincar mientras grabas en tu celular un video que ni se ve, ni se oye y nunca volverás a ver. “Is My Love Enough?” no es la excepción. Sin embargo, no hay muchos cantándola. ¿Acaso se concentran en el juego de luces azules que no dejan tomar una buena foto amateur?

“Get Even” y “Unfinished Business” revelan la euforia que todos tenemos dentro. La emoción de tenerlos a unos metros y escucharlos en vivo. Qué bueno que El Plaza ya prendió el aire acondicionado. Esta lleno, pero aún hay lugar para bailar sin aplastar a los demás. La energía no se termina, pero todos necesitamos un respiro, un trago de cerveza. Parece que nos leyeron la mente porque bajaron el ritmo. “Jo?” permite escuchar y sentir la música sin tener que moverse. Mientras tanto, Instagram ya se está llenando de stories sobre las canciones pasadas.

Llega “Big TV”. Si no te emociona es porque realmente no eres fan. Al terminar, McVeigh nos invita a aplaudir con la cadencia adecuada para seguir con “Death”, otro boost de energía liberada.

Con “Tokyo” notamos que el vocalista ya tiene cabello de Superman con cabellos sobre la frente debido al sudor consecuencia de su entrega al público. Luego, ¡boom! “To Lose My Life”, ¿la más conocida de la banda? La adrenalina sube otra vez, llenando de vida uno de nuestros foros favoritos. White Lies necesita un break (y nosotros también aunque no lo admitamos) y sale del escenario. El “Oe Oe Oe” no puede faltar. No queremos esperar ni un minuto a continuar con esta fiesta.

“Mexico City, thank you so much for having us back. This is a track from Big TV and it’s called Change”, dice Harry al regresar solo al escenario y sentarse en el teclado. Aquí es cuando realmente se ven los fans. Quienes se la saben, la sienten con el corazón. Y la cantan, no a todo pulmón, sino en voz baja para ellos mismos, recordando ese momento en que esa canción describió su situación amorosa.

El baterista regresa al escenario con una máscara roja. Y esperamos explotar, una catarsis musical. White Lies no nos queda a deber nada. “Never Alone” y “Hold Back Your Love” sirven de preludio para el gran final: “Bigger Than Us”.

¿Faltó algo acaso? Seguro a cada uno de los asistentes nos hizo falta una de esas joyas que nunca tocan en vivo, pero que son especiales como “Strangers” y “Turn The Bells” o “Goldmine”. Sin embargo, debemos admitirlo, White Lies no decepciona. Y seguro, el siguiente será igual o mejor.

REDACCIÓN:

Andrea
Jurado

FOTO:

Óscar
Villanueva Dorantes (OVD) / Cortesía

No es una revista, es un movimiento.