Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

31333
White Arrows: Fugaces Reminiscencias

White Arrows: Fugaces Reminiscencias

Diego
Figueroa @halofive

24/Ago/2013

Detalles

Una noche caótica en la Condesa; Viernes, lluvia, tráfico y dos conciertos a pocos metros de distancia. En una esquina, el Plaza Condesa: la mítica y longeva agrupación de New Jersey, Yo La Tengo, y en la otra el Caradura: pop psychotropical de los californianos, White Arrows.

En otras ocasiones, el Caradura se ha visto al tope de su capacidad, pero ésta no fue la ocasión. Alrededor de las 11 pm, Movus (Guadalajara) salió al escenario después de haber teloneado minutos atrás para Yo La Tengo, es de decir, que no es poca cosa tener en su carta de presentación el abrir shows para Sigur Rós, Neu! o Broken Social Scene. El oficio se nota, la calidad sobresale y sus influencias son palpables. Si te gusta Mogwai, Explosions in the Sky, Spiritualized y demás exponentes del post-rock, dale una oportunidad a Movus.

Minutos después y llegó el momento para la presentación estelar. Mickey Church y compañía salieron a medianoche para dar un set que, siendo objetivos, pecó de monótono y poco inventivo. Por momentos, hubo algunos pasajes interesantes con reminiscencias, digamos fugaces – muy fugaces –  al garage y al surf pero esto con moderada discreción. Su oferta es melosa, popera y de alguna manera “cursi”; lo saben hacer pero les falta mucho.

Por momentos, ciertamente se dejan caer algunos ganchos que atraen chicas a la pista de baile. Sobresalieron “Roll Forever”, “Coming Or Going”, “Get Gone” o su mejor canción, “Settle Down” pero otras como “Getting Lost”, “Little Birds”, “Sail On” o “Golden”, pasaron desapercibidas provocando que su set se torne aburrido y sin dirección. White Arrows no  arriesga, caen en la comodidad y mediocridad que el género les permite y no dan más de lo que se puede escuchar en su disco; como datos adicionales, Mickey Church portó una ridícula peluca azul, hubo un stage invasion forzado y pocos aplausos al terminar el concierto. El maloliente y legendario Caradura no perdona y la intimidad del lugar permite emitir juicios inmediatos. No fue una gran noche. No hay recolección de un momento memorable, único e irrepetible.

Algunos “fanáticos” de la agrupación no podrán negar lo redactado en estas líneas. La objetivad es importante. Les falta oficio, canciones e ideas para que nos sorprendan con algo realmente interesante que no suene a las mil y un bandas con ése sonido para bailar disfrazado con guitarras. Es una banda joven, bendecida – ¿o perjudicada? – por las reseñas complacientes de la prensa internacional, pero la realidad es que les falta bastante. Nos quedamos con Movus.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

FOTO:

Diego
Figueroa @halofive

No es una revista, es un movimiento.