72325
Rebel Cats en El Plaza Condesa

Rebel Cats en El Plaza Condesa

Paola
Ismene

21/Jun/2015

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

De regreso a los 50

El décimo aniversario es especial para todos, pero para una banda de rock puede ser la fecha más importante de su carrera. Si cumples una década en la escena y lo celebras en un bar de mala muerte con tus papás como únicos espectadores, es una señal de que debes retirarte. Sin embargo, si para celebrar tus diez primaveras, llenas el Plaza Condesa y juntas en el escenario a la crema y nata del rock mexicano, significa que vas por buen camino.

Pero empecemos por el principio. A la hora pactada en el boleto se apagaron las luces y salieron al escenario unos jóvenes “rockeros”. No eran los esperados, pero sirvieron para calentar los ánimos. Se trataba de Piluso, banda de rock local que aprovechó el espacio para tocar canciones que recordaban, a veces, a La Gusana Ciega, y otras a Enjambre, pero que en general sonaban bastante bien.

Después de Piluso, la gente empezó a pedir a los anfitriones de la noche: “ole ole ole ole, Rebel, Rebel” salía de las gargantas de los asistentes, que encontraron alivio al apagarse las luces y escuchar las notas del tema de la película Odisea en el espacio, misma que sirvió de introducción para el show de los Rebel Cats. Empezaron solos, “Para nada” y “Junto a mí” fueron la introducción de un show que a la larga llenaría de sorpresas a todos los presentes.

La primera invitada de la noche fue Ale Moreno, integrante de Ruido Rosa, que subió al escenario a interpretar “Diversión”, canción que puso los ánimos en alto. Después Mon Laferte se unió para cantar “Tuve un sueño”, melodía que provocó “el primer momento romántico de la noche” según las palabras de Vince. Los invitados siguieron: Caloncho con “Nena ven”; Charly Monttana interpretando “Déjenme rockanrolear” y Sofi Meyen haciendo una versión de “Hasta mañana”, canción original de Abba.

Un momento de climax fue cuando Dany de Los Straitjackets, se apoderó del escenario cambiando el ritmo de la noche, del más puro rockabilly al surf más salvaje, poniendo a bailar a todos.

Después de tantos invitados llegó el momento en que los Rebel Cats tenían que demostrar que no todo son colaboraciones especiales y que la banda podía tocar sin la ayuda de nadie. Fue entonces que Vince dejó la batería y tomó un guitarra, recordando a todos que, en sus inicios, el rockabilly solía carecer de percusión. Al más puro estilo de Johnny Cash la banda interpretó “Prisionero” y “El gato con botas”, dando por terminada la primera parte del show.

Tras una breve pausa, que sirvió para que los integrantes cambiaran sus elegantes prendas por unas playeras al estilo marinero, regresaron para interpretar “Jailhouse Rock” a lado de un imitador de Elvis, mismo que dio pie a una segunda ronda de invitados que incluyó a Dr. Shenka en “Gato rebelde” y a Pascual Reyes interpretando “Me quiero emborrachar”.

Luego de una segunda pausa, regresaron para interpretar “Tatuajes” y “Cuando no estoy contigo” (dedicada a Octavio, amigo recién fallecido de Vincent). Después llegó una tercera ronda de invitados, la más aplaudida de la noche: Abulón, Daniel Gutierrez y Franscisco Familiar adornaron el final del concierto, mismo que terminó con un popurrí de clásicos del rock & roll, que incluyó una serie de solos y acrobacias por parte de los integrantes de Rebel Cats que, además, ya se habían despojado de sus playeras.

Diez años, cientos de conciertos, miles de bailes, eso fue lo que ayer se acumuló. Como dijo alguno de los invitados: “Larga vida al rockabilly y larga vida a los Rebel Cats”.

REDACCIÓN:

Ruy
Martínez

FOTO:

Paola
Ismene

No es una revista, es un movimiento.