Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

154597
Mumford & Sons en el Pepsi Center WTC

Mumford & Sons en el Pepsi Center WTC

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Pepsi Center WTC

Artista(s)

La noche en la que el folk triunfó con Mumford & Sons.

El día de ayer, el Pepsi Center WTC se llenó de emociones. Empezamos la noche con Gang of Youths, una banda australiana que dio el arranque a este gran show. Creo que la gente tiene muy poca confianza en las bandas teloneras, pero de vez en cuando el conjunto que abre el concierto te sorprende. Eso me sucedió ayer, músicos llenos de energía y ritmos explosivos, fue el espectáculo que nos ofreció la banda.

Después de una larga espera, por fin salió Mumford & Sons. el vocalista presentó a la banda con un poco de español e inició el concierto con “Guiding Light”, una de las favoritas de todos (incluyéndome). Algo que me impactó, además de la música en este concierto, fue el público. Es increíble estar rodeado de personas que cantan todas las letras sin faltarles ni una sola palabra. Personas de todas las edades coreando con la misma euforia y aplaudiendo hasta que las manos les quedaran rojas. Esa es una de las mejores experiencias que uno puede tener dentro de un concierto y me alegra mucho haber estado ahí, en ese momento con esas personas. Me gustaba está banda, pero créanme que después de anoche… la amo. Jamás pensé que el folk podía generar tanto en un solo momento. Mumford & Sons fue más allá de mis expectativas.

Aunque al principio los espectadores estaban un poco apagados, después de escuchar la primera canción, todos perdimos el control.

La melancolía llenó el Pepsi Center WTC con canciones coreadas por los fans como “The Cave”, todos abrazamos esas letras llenas de sentimientos y un poquito de dolor y las logramos transformar en aplausos, brincos y sobre todo… cantos.

En canciones como “Beloved” podrías sentir las paredes y el piso vibrando: todos se encontraban cantando y brincando como unos locos.

Me encanta como las bandas siempre que visitan México se sorprenden por el público y Marcus Mumford no fue la excepción. Su sonrisa estaba puesta de oreja a oreja y la mayor parte del tiempo señalaba con el micrófono a todos nosotros para que lo ayudáramos a cantar. Al igual que el resto de la banda, todos pasaron la noche sonriendo y divirtiéndose.

Aunque fue una gran noche, tuve la impresión de que hacia el final de la sesión musical, las canciones me sonaban muy similares. No me interpreten mal, creo que los chicos de Mumford & Sons, son una banda conformada por músicos excepcionales, pero en cierto punto las melodías y ritmos se vuelven un tanto reiterativas, algo monótonas… ese fue el único detalle que no me gustó. Incluso lo podía notar en el público la energía y vibra eran diferentes, como que habían disminuido en su intensidad.

Me gusta mucho lo verosímil que se vuelve una banda al tener tantos instrumentos como trompetas, cello, banjo, violines, guitarras, baterías y teclado. Todo este conjunto realmente sonaba espectacular y me alegra que haya sido en el Pepsi Center WTC por que se escuchó perfecto.

Mientras la noche transcurría, la banda estaba más emocionada y nosotros junto con ellos. La masa de gente se podía comparar con olas de mar que jamás se pararon de mover.

Uno de los momentos más emotivos, desde mi perspectiva, fue en “Picture You” porque llegó la calma y las luces que fueron ambientando el lugar alrededor de la noche, le dieron un toque especial a esta rolita.

Me gustaría compartir con ustedes que me puso muy triste saber que era de las pocas personas en el concierto que disfrutó tanto “Blood”, un cover maravilloso de la canción original de The Middle East. Creo que junto con Gang Of Youth, Mumford & Sons hizo un trabajo increíble que no se apreció tanto por los espectadores. Así que dense la oportunidad de escuchar está maravillosa rola y recuerden ésta noche.

Cerramos ésta bomba de emociones con “Delta”. Letras llenas de melancolía, grandes sonrisas, también una que otra lagrima, fue lo que dimos todos ayer en éste magnifico concierto.

Sin duda mucha gente dejó su corazón con Mumford & Sons.

No es una revista, es un movimiento.