Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

23199
Jorge Drexler pintó el Metropólitan de colores

Jorge Drexler pintó el Metropólitan de colores

Fernando
Aceves / Cortesía OCESA

29/Abr/2013

Detalles

La gira Mundo abisal de Jorge Drexler llegó a México con un espectáculo sencillo, pero estremecedor. A las 20:50, las luces del hermoso Teatro Metropólitan se apagaron, anunciando la llegada del tan querido cantautor uruguayo.   La atmósfera bohemia pronto se apodero de las casi tres mil almas, que con fervientes aplausos recibieron al artista. Junto a dos músicos que se alternaban guitarras, pads, sintetizadores virtuales, y un cajón de ritmos, el trovador interpretó el tema  “Hermana duda, comenzando así una noche llena de interesantes sorpresas, melancolía, reflexión, paz y esperanza.

La euforia de los fanáticos era tal, que a Drexler le resultaba difícil ofrecer unas palabras. La rechifla y los “¡te amo!” no cesaban; no obstante, el músico dijo sentirse muy contento de tener la oportunidad de redescubrir México, y confesó estar maravillado con la capital. Con una luminosa sonrisa, el artista añadió: “Es una gran alegría estar de vuelta en el Distrito Federal”.

La teatralidad del espectáculo, en el que las llamativas luces iluminaban con brillantes fondos azules, verdes, púrpuras, amarillos, rojos y naranjas, además de tres bolas que cambiaban de color con cada tema interpretado, regaló a los asistentes una experiencia única e inolvidable. Drexler amenizó la noche con la “Zamba del olvido” y continúo con un especial juego de voces. Recibió un ramo de rosas que una admiradora le regaló, y las repartió entre sus músicos y staff. Entonces, el público enloqueció aún más y, al verse incapaz de interpretar, el carismático artista dijo: “Den rienda suelta al primordial abrupto chilango”.

Siguió el turno de la canción dedicada a su hijo Luca. El artista platicó que escribió “Noctiluca”, después de un extravío que tuvo en Cabo Polonio, Uruguay. Carece de energía eléctrica y por las noches se alumbra únicamente con el faro. Las personas caminan por intervalos de 12 segundos, permaneciendo inmóviles en la obscuridad.

Cuenta Drexler, que después de haber salido de un bar de la zona, se extravío y fue a dar a una extraordinaria playa. Se sorprendió al encontrar un mar fluorescente (por acción de las noctilucas, algas protistas que en contacto con el oxígeno sueltan una enzima que provoca destellos de luz), lo que para el artista representó una señal de esperanza después de haber estado sumergido en las tinieblas años atrás.

Acompañado de chasquidos, Drexler tocó “3 mil millones de latidos” y enseguida complació con “Inoportuna”. El repertorio continúo con “Horas”, “Madera de deriva” y “Soledad”, canción que estremeció al público y sitúo a muchos en un mood nostálgico.  Después, el artista solicitó el apoyo de gente del público para realizar un experimento con la aplicación “n”, la cual permite al usuario generar nuevos temas modificando las frases de Drexler. Así, generaron en vivo una divertida versión de "Habitación 316".

Mi guitarra y vos” fue muy agradecida por el público, quien también coreó  "Deseo", para después disfrutar de la ganadora del Oscar, “Al otro lado del río”, en la categoría de “mejor canción original”; convirtiéndose en el primer tema en español acreedor de este galardón. El prolífico artista, agradeció a su público capitalino y se retiró del escenario. En seguida regresó para cerrar con "Salvapantalla", "La vida es más compleja de lo que parece" y "Todo se transforma".

Algunos abandonaron la sala, pero el que las luces permanecieran pagadas, fue señal de que Jorge Drexler regresaría con un segundo encore. Esta vez  deleitó con
"La trama y el desenlace", "Transeúntes" y finalizó satisfactoriamente una noche muy especial con "Una canción me trajo aquí". 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Fernando
Aceves / Cortesía OCESA