108634
James en El Plaza Condesa

James en El Plaza Condesa

Franccel
Hernández

30/Mar/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

James pudo ver nuestras almas.

El tono lento de “Out To Get You” fue la bienvenida perfecta. El final de una larga espera, el regalo ideal de James y el preludio de una noche ferviente: “Is what I need, what I need is you, I need you”. El canto profundo entre la música emergiendo lentamente para terminar en el gran eco de una orquesta colosal. Tan pocos músicos en escena y tanta estridencia; trompeta y melodeon, un par de voces en el escenario contra un par de miles que apenas afinaban su garganta.

Una pequeña falla en la introducción de “To My Surpise”; un show completamente humano como lo da a entender la banda al mirarse unos a otros y sonreír para volver a comenzar y así inducir los primeros pasos de baile. Las respectivas ofensas a Donald Trump que se están volviendo costumbre entre los artistas que nos visitan demuestran simpatía por nosotros. Tim Booth brincando hasta la barricada en “Curse Curse” para cantar lo más cerca de la gente y dejarse caer de espaldas para hacer crowdsurfing.

Una aparente calma con “Ring The Bells” y es que ante cada nota la necedad de permanecer en movimiento. Nada importa, ni la mitad de semana, ni escuchar las voces que dicen que alguien es demasiado viejo para disfrutar un concierto; al contrario, las nuevas generaciones en los hombros de sus padres cantan lo que han aprendido, disfrutan el mismo momento, hablarán de ello cuando los invada la nostalgia.

“Interrogation” para poder apreciar la calidad instrumental del ensamble que devanea entre instrumentos y beats. “Moving On”, las luces que siguen nuestros pasos y aplausos, el fan entrañable que canta un tema que quizá nunca pensó escuchar en vivo. Los ojos cerrados, el momento ideal. “Say Something” para estallar en júbilo y recordar, tal vez aquella primera vez que los vimos en Corona Capital o para guardar el momento de ésta, su noche estelar. Sin multitudes curiosas, solo fans que aprecian las versiones acústicas. En “She’s A Star” emularon el tono casi inalcanzable de su coro; “Just Like Fred Astaire”, su gran melancolía.

De nuevo a emprender el movimiento con “Surfer’s Song”. La sorpresa al escuchar “Sound”, cuya lírica reposaba en hojas que leía Tim en el suelo. “Attention” para mostrar la nueva música y “Tomorrow” para volver a los grandes hits. “Come Home” para mantener el ánimo enardecido; “Something” para que pudieran ver nuestras almas; “Nothing But Love” de parte de los presentes ante la despedida, y James sin querer decir adiós: “Waltzing Alone” en honor a una última gran ovación. “Sit Down” como gloria definitiva entre reverencias y aplausos incesantes, el grito del nombre de la banda por la multitud que fue opacado por las luces de la sala.

Y aunque algunos esperaban escuchar “Getting Away With It (All Messed Up)”, o “Laid”, descubrimos que una cita con James nunca es suficiente, que su legado va más allá de sus grandes éxitos y que su versatilidad y encanto radican en su emoción por seguir tocando como si fuera su primer show, sin temor a equivocarse, sin pretensiones, únicamente pasión.

FOTO:

Franccel
Hernández

No es una revista, es un movimiento.