120117
Gene Simmons and His Band en el Pepsi Center WTC

Gene Simmons and His Band en el Pepsi Center WTC

Bere
Rivera

31/Oct/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Pepsi Center WTC

Artista(s)

A Kiss of a Demon: Gene Simmons y su historia.

Es un cliché, pero cuando te dicen el nombre de Gene Simmons imaginas a The Demon con el rostro pintado de blanco y negro, y la lengua afuera; acéptalo. Y es que su personaje se volvió tan icónico en la historia de la música que ya nos es difícil imaginarlo como cualquier mortal, pero ayer decidió ser solo Gene.

El bajista y vocalista de Kiss, creó un nuevo concepto y nos trajo a la Ciudad de México un show lleno de recuerdos y rock. Con cuatro musicazos en el escenario y no más que un juego de luces, Gene Simmons and His Band se presentó en el Pepsi Center WTC en una noche helada de finales de octubre.

Pasadas las 21 H, Gene Simmons, Phil Shouse, Jarred Pope, Jeremy Asbrock y Ryan Cook decidieron regalarnos “Deuce” y la gente explotó entre gritos y aplausos. “¿Cómo están Mexico City? Let me hear you” salió de los labios de Gene y el público contestó para darle paso a “Nothin’ To Lose” y tener el pretexto perfecto para alzar las manos y corear el tema del 74.

“Shout it Out Loud” continuó y el poder de las guitarras y batería fue claro y fuerte. Gene supo escoger correctamente a los músicos que interpretarían tanta historia.

Un poderoso riff desembocó en “Parasite” y nos hizo vibrar. Después, los músicos, tratando de hablar en español, hicieron su presentación de una forma muy peculiar, divertida y musical.

Con los motores ya prendidos, el corazón de México cantó frente a la leyenda de rock: “Olé, olé, olé, olé, México”, y es que últimamente ser mexicano es todo un orgullo y está bien. “Do You Love Me?”, mientras el escenario se llenaba de fans mexicanas que bailaban y aprovechaban su momento de fama.

“I Love It Loud” llegó para hacernos headbangear y bailar con su ritmo característico. “War Machine” abrió las puertas del infierno y con su riff bélico y bombo nos dio la bienvenida. Todos emitían un grito de guerra y alzaban sus brazos en alabanza.

El clásico mexicano “Cielito lindo” también formó parte del repertorio, mientras que la noche se iba tornando más oscura. “Charisma” y “Domino” prendieron a los presentes y todos, sin importar nada, disfrutaron el momento del recuerdo.

México seguía presente; “La Bamba” sonó y todos cantaron gustosos. Para terminar una noche llena de pasado, “Rock N’ Roll All Nite” rugió para hacernos bailar, aplaudir y recordar.

No es una revista, es un movimiento.