83748
Festival Días Nórdicos 2015

Festival Días Nórdicos 2015

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Cineteca Nacional

Artista(s)

Cineteca Nórdica: sonidos de Escandinavia.

El pasado sábado 14 de noviembre en el foro al aire libre de la Cineteca Nacional, se realizó el evento principal de Días Nórdicos, un pequeño festival con músicos directamente de países como Noruega, Dinamarca, Finlandia y Suecia, para los cuales tocar en México era algo completamente nuevo.

Poco después de las 16:00 horas subió al escenario Moddi, solista proveniente de Noruega, que acompañado de una chelista, inició las actividades de una tarde para el recuerdo de los asistentes. Su música se puede definir como folk noruego, ya que solo con una guitarra y su voz tuvo cautivo al público que, sentado en el foro, escuchaba atento cada una de sus canciones, que iban de melodías lentas a unas en las que la guitarra tomaba el mando con riffs llenos de energía acumulada. Hubo dos momentos que a pesar de ser contrarios entre sí, nos muestran lo que es Moddi como músico arriba del escenario.

El primer momento fue cuando interpretó un cover traducido al inglés de “Mis tres animales”, originalmente de Los Tucanes de Tijuana, las risas por parte del público y del mismo Moddi no se hicieron esperar cuando presentó su libre traducción de la canción. La interpretación de esta, sin duda fue la que más conectó con el público durante su show. El segundo momento fue completamente diferente. Antes de cerrar su participación con una canción que se basa en pasajes de la Biblia, Moddi lanzó un discurso acerca de los trágicos sucesos del día anterior en París y cómo es que la religión nos daña cuando nos divide a favor o en contra de, en este caso, la población musulmana, un discurso emotivo que cerró a la perfección su presentación.

Minutos después subieron al escenario Alice Boman + Hey Elbow, ambos provenientes de Suecia; una combinación que trajo a la Cineteca un poco de jazz nórdico, perfecto para ver el cielo otoñal caer mientras ellos nos daban muestra de que el jazz no debe ser considerado música para aburridos y que puede conectar con el público, a pesar de que este no esté familiarizado con el género. Su sonido, acompañado con el caer de la noche, dejaba al público con ganas de salir de su asiento y comenzar a moverse al ritmo de la música, y así fue.

Un cambio en la programación colocó a Lydmor como lo siguiente en salir al escenario, cuando el plan original era que Hisser tocaría antes que ella; un cambio inesperado pero que, sin buscarlo, funcionó a la perfección tanto para los artistas como para el público. Para este momento de la noche, la temperatura había bajado y la mayoría del público seguía sentado a lo largo del foro, pero eso cambió cuando Lydmor subió al escenario. Sin duda, de los cuatro shows, ese fue el más esperado y reconocido por el público. Comenzó y a los 10 minutos ya tenía a todo el público de pie mientras ella descendía del escenario para hacernos bailar con sus canciones que son interpretadas por su bella voz. Había sacado del letargo a la gente, pues después de ello nadie volvió a sentarse ya que se dejaron llevar por las melodías de la noruega, que probablemnte entregó el mejor show de toda la noche. Su intensidad conectó con el público desde el inicio y ella dejó todo listo para Hisser, quien iba a cerrar el festival.

Desde Finlandia llegó a la CDMX Hisser, trío dirigido por Miikka Koivisto (Disco Ensamble), que con sus sintetizadores y teclados fueron los elegidos para cerrar Días Nórdicos. Su música llegó en el momento en que el frío hacía sucumbir a los asistentes, razón por la cual al comenzar su show, el público se comenzó a mover al ritmo de la música que se escuchaba. A pesar de no tener interacción con la gente, el show conectó con el público que, a pesar del frío seguía ahí; por ello la decisión de cambiar de orden los shows pareció ideal, ya que Lydmor encendió al público y Hisser lo consumió.

Así llegó a su fin el Festival Días Nórdicos, no sin antes dejarnos la esperanza de volver el próximo año, ya que el evento fue todo un éxito tanto para el público como para los organizadores.

No es una revista, es un movimiento.