Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

111977
Father John Misty en el Teatro Metropólitan

Father John Misty en el Teatro Metropólitan

Rodrigo
Vázquez Mellado

OCESA
/ Lulú Urdapilleta

08/Jun/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Teatro Metropólitan

Artista(s)

Father John Misty y la Atmósfera de desesperación.

Mientras llegábamos al Teatro Metropolitan, un aguacero como el que esta ciudad no había visto en semanas se dejó caer. En la literatura occidental la lluvia a veces es un símbolo de purificación. Así que se podría decir que Father John Misty estaba aquí para lavar nuestros pecados.

Nuestros calcetines aún estaban un poco mojados cuando la acomodadora nos mostró los lugares asignados. Luego la oscuridad cubrió a las estatuas del Metropolitan y la multitud ahora rugía como las nubes que afuera sobrevolaban a la ciudad. Josh Tillman y sus 6 acompañantes aparecieron en el escenario.  

Aunque todavía había gente apresurándose a sus butacas, cuando el popurrí televisivo que sirve de intro para Pure Comedy terminó, Father John Misty entonó: “The comedy of man starts like this…”.


Con un sonido tan claro como si lo estuvieras escuchando directo del vinyl, los 7 músicos pasaron por la gran parte de Pure Comedy siguiendo tal cual el orden del disco. Del title track a “Birdie” saltándose “Leaving L.A.” para luego retomar con “A Bigger Paper Bag” y “When The God Of Love Returns There’ll Be Hell To Pay”.

Después de eso, Father John Misty dijo: “Feel free to stand up now” justo antes de entrar a la sentida “When You’re Smiling And Astride Me”. La multitud accedió rampante. De ahí la banda continuó con una buena selección de I Love You Honeybear e incluso 3 tracks de Fear Fun. Puedes ver el setlist completo aquí.

La banda de Father John Misty era como una maquina bien engrasada, capaz de mutar para adaptarse al mood of despair que el cantante dijo estar tratando de crear. En “True Affection” eran como un ensamble de electrónica, cada uno con un sintetizador, o varios, a la mano. Algunos de los músicos no tenían problema en dejar el escenario cuando Josh Tillman tenía que tomar una iteración de solo piano y voz, o una más rockera, como en “Hollywood Forever Cemetery Sings”.

Esta variedad hacía que el concierto se sintiera multidimensional y complejo, tal como la mente de su creador. Los contrastes, como cuando la banda entera regresaba y sonaba gigante, eran escalofriantes. Especialmente en “I Love You Honeybear”. El final de esa última fue mucho más violento que en el disco. Cuando al terminar, Father John azotó su atril de micrófono y partió del escenario, pensé que ese sería el punto más intenso de la presentación.

Luego la banda comenzó con una atmósfera mal viajante que dio pie a “The Ideal Husband”. El personaje de Father John Misty –que en vivo a veces es una auténtica encarnación de todo lo que Josh Tillman odia de su psique masculina–jamás es tan dramático como en esa canción. Gritos que rasgaban su voz, agresivos movimientos de cadera, una guitarra acústica aventada contra el piso y muchos gestos con las manos.



Después de un despliegue tan físico de emociones, la típica pausa que precede al obligatorio encore era necesaria. Algunos minutos pasaron y Father John volvió con “Bored In The Usa” y “The Memo”.

Durante esa última noté que la voz de Josh Tillman ya estaba un tanto agotada. Fue incluso más evidente cuando cortó un par de versos y dejó que sus músicos cantaran el segundo coro de “Real Love Baby”, la última canción de la noche.

La atmósfera de desesperación fue real entonces. Josh Tillman se llevó a si mismo más allá de su límite. Verlo fue hermoso, pero también duro.

No es una revista, es un movimiento.