97182
DJ Shadow en El Plaza Condesa

DJ Shadow en El Plaza Condesa

Diego
Figueroa @halofive

20/Ago/2016

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

¡De los mejores del año! Así estuvo DJ Shadow en El Plaza.

Una noche caótica provocada por la constante lluvia era el preludio a uno de los mejores conciertos que la Ciudad de México tendría en este año, ya que por tercera ocasión, DJ Shadow ofrecería un show en la capital, esta vez, en El Plaza Condesa y con disco nuevo bajo el brazo.

Luego de media hora de retraso, por fin aparece Josh sobre el escenario. “Hola amigos y amigas”, nos saluda, adulando al venue, a la ciudad y al público, anticipándonos que tendríamos una noche llena de viejos éxitos y de su nueva música. Sin más, el warm up corre de la mano del atrapante trip hop de "The Mountain Will Fall”, teniendo de trasfondo tres pantallas alineadas cual un solo monitor curvo, que proyectarían visuales hipnóticos.

Un espectáculo visual siempre será el complemento perfecto (incluso necesario) para cualquier presentación en vivo. Presentaciones como las de Roger Waters, Radiohead, Die Antwoord o Kraftwerk (por mencionar algunos) no serían tan geniales sin la gran producción audiovisual que les respalda. Comento esto dado a que aunado a la maravillosa habilidad que tiene Josh para pinchar discos, mezclar pistas y volar mentes con su scratching, los visuales que presentó llevarían al público por una increíble experiencia y por un viaje a través de varios estados de ánimo.

Nos ponemos las gafas oscuras para observar mejor a un astronauta. Pasamos de subir una escalera interminable y del tráfico infumable de la ciudad, a recorrer tranquilamente una espesa selva, tan pronto el deep house y el trance nos aceleran el ritmo cardíaco, hasta que nos meten freno de mano para volver a rapear mientras observamos el día a día de la comunidad afroamericana, latina y demás indocumentados extranjeros. ¡Esto es una locura!

El psycho se hace presente, mientras nuestros ojos se inundan de colores que llenan de psicodelia cada resquicio del lugar, y aprovechando que no había ni una sola alma que no bailara desquisiadamente, un scratch acelerado daría entrada al drum and bass.

El climax de la noche: Josh agradece al público, se deja caer una manta traslúcida frente al escenario, donde serían proyectadas diversas imágenes asimétricas, que auxiliadas del monitor curvo detrás, crearían una ilusión visual de tercera dimensión, escenario ideal para soltar el gran remix de “Six Days”. Detrás, visuales rojos, de frente, motas azules que se tornarían en el planeta Tierra girando frente a nosotros.

“The Sideshow” es ejecutada con maestría, mientras el video oficial se proyecta; “Midnight In A Perfect World” no podía faltar; la gente enloquece con “Nobody Speak”; “Building Steam With A Grain Of Salt” trae consigo uno de los mejores trips de la noche y para cerrar, “Organ Donor” nos consume por completo.

Un outro es ejecutado para que DJ Shadow se despida del gran público mexicano que supo observar callado cuando tenía que hacerlo y perder la cordura en el momento adecuado, mientras en la manta se proyectan los créditos a todos los que intervinieron en traernos este increíble espectáculo.

Para sorpresa de todos, el set solo duró cerca de hora y media, dejándonos enfiestadísimos y con ganas de más, pero el gran sabor de boca que provocó este concierto y la promesa de Josh de volver pronto nos deja bastante contentos. Concierto candidato a los mejores del año.

REDACCIÓN:

Daniel
Reyes

FOTO:

Diego
Figueroa @halofive

No es una revista, es un movimiento.