Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

163680
Disorder Fest en El Plaza Condesa

Disorder Fest en El Plaza Condesa

Cortesía
Eyescream Productions / Sassafrass Photography

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

Paradojas de oscuridad, el fluir del Disorder Fest.

Disorder Fest sin duda ofreció una atmósfera como ninguna otra al presentar algunos de los sonidos funcionales de las corrientes oscuras, post punk e industriales en un entorno de gran calidad como lo es El Plaza Condesa. Es un festival que tienen que experimentar para hacer su propio veredicto, los que fuimos, la pasamos muy bien y ojalá haya una próxima edición.

El inicio hacía un túnel sin luz.

A las 19:00 H ahí está Anatomy en el escenario, con un inicio puntual y sobre todo muy ruidoso, no se guardó nada a pesar de que había anunciado que el set sería muy breve, tan solo de 40 min. La asistencia aún es poca hasta ese momento, pero los que ya estamos dentro, sabíamos que será el principio de una gran noche.

Nos sorprenden con esa intensidad radical y de voces que gritan y claman la interacción del público o de que no te olvides de lo que están haciendo, de que por lo menos su show será recordado y lo logran. Quizá una mayor audiencia hubiera funcionado mejor, pero cumplieron con su profesionalismo.

El culto para continuar y dar inicio a el movimiento corporal con sonidos post punk y de sintetizador fue Leto v gorode, quién es básicamente Vlad Parshin de Motorama y que más adelante volverá a salir con UTRO para cerrar la noche. En su proyecto de Leto v gorode y su show en vivo que ofreció fue poderoso y bastante melódico, la unión de sonidos vintage de la vieja escuela dark wave que tanto atrae a los jóvenes de ahora, fue una canción tras otra, a penas un “gracias” y en menos de 4 segundos ya está sonando la próxima caja de ritmos. Pedales, un micrófono, un sinte y la voz es todo lo que se necesita, es un show de un solo hombre, sin prejuicios y sin nada más que ofrecer más que sus canciones sinceras.

A la gente le gustan esas sonoridades y ya se les ve bailando, el ambiente empieza a mejorar. La vibra que dejó en el escenario figuró por su simplicidad, la forma de lograr conectar con el público aún con gestos de expresión y de hacerlos interactuar dejó a todos con una gran energía.

El ambiente quedó servido y más que encendido para que llegara la intensidad del dueto HIDE, con sus intensos golpes de beats metálicos y sus distorsiones ensordecedoras. Supimos inmediatamente que fue el show que ofrecerían sería totalmente a un performance lleno de hyper sexualidad y provocación, un acto en vivo que es muy transgresor y que por momentos nos dejan en claro que Marilyn Manson y Nine Inch Nails son una gran influencia, al menos en esa atmósfera que nos dejaron descubrir y experimentar en vivo, cabe mencionar que fueron los que mejor sonaron, el audio estaba muy fuerte y se supieron ecualizar increíblemente bien. Su performance también conectó con los asistentes, bailes exóticos sincronizados con el fluir de las pistas que terminaron siendo una combinación perfecta de electrónica industrial.

El camino al ocaso y a la media noche.

Light Asylum ofreció un show sin pretensiones, y sin duda, el acto en vivo más emotivo de la noche, pues el carisma y poder que tiene su vocalista Shannon Funchess es de destacar, es entregada y vibrante. Fue también la que más habló y se dirigió al público entre anécdotas y de cómo iba sintiendo la noche, por fin una atmósfera que conjunta al post punk y a la dark wave como las perfectas hermanas que son. Un show sólido lleno de hits que hicieron de ello un ritual perfecto y a la vez descontrolado, ya que no nos tiembla decir que fueron los mejores de la velada que creo el Disorder Fest; su set fue increíblemente excepcional al igual que su sentir, fue un fluir bastante mágico e inolvidable para los presentes especialmente con sus hits “A Certain Person”, “End of Days” y “Dark Allies”, todas ovacionadas.

Después de un retraso de 10 o 15 minutos con UTRO teniendo problemas para terminar de conectarse hicieron lo suyo, la banda de nuevo comandada por Vlad Parshin está ya sobre el escenario para poner fin a la última presentación de la noche, suena el bajo y el público se inyecta de energía, es un post punk puro y básico, de acordes repetitivos pero que a la gente le encanta, después de todo ese es su estado más puro, son el acto estelar del festival y se nota entre la devoción de la gente. Aunque la banda no te invita a interactuar para nada, movió los sentimientos de los asistentes; aclamada y aplaudida, quizá el sentimiento colectivo de baile más fluido que atestiguamos. Fue una gran noche para los que son fans de UTRO desde que conocieron a Motorama y que llevaban tiempo queriendo escuchar las canciones de este otro proyecto en donde las letras son cantadas en su idioma natal, el ruso. El único detalle es que quizá fueron los menos favorecidos por el audio y sonaron muy bajito. Pero los asistentes quedaron satisfechos y con una sonrisa, aman el resurgimiento del post punk y aprovechan cada noche y concierto para vivirlo mientras se pueda.

REDACCIÓN:

Rob
Anaya

FOTO:

Cortesía
Eyescream Productions / Sassafrass Photography

No es una revista, es un movimiento.