81029
Disco Ruido! en SALA

Disco Ruido! en SALA

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

SALA

Artista(s)

Disco Ruido y la noche que el láser invadió SALA.

Con un ambiente que cambiaba con cada canción, el público en SALA recibió a Disco Ruido! dos horas después de lo esperado y un poco harto de escuchar al mismo DJ hacer intervenciones algo irrelevantes a una mezcla que parecía no tener fin.  Alrededor de las 23:45 H, de la todavía noche del viernes, los chiflidos se escuchaban en todo el lugar y pasada la hora que marcaría el inicio del día siguiente se apagaron las luces y los gritos de aquellos, que pacientemente esperamos, enardecían los oídos a un nivel considerable.

A un par de canciones de haber dado inicio, Rey Pila salió al escenario con un estilo similar al de muchos chicos en el público para presentar “Zombies”. Y si creían que sería el único invitado de la noche, se darían cuenta de la verdad casi enseguida, pues Mercedes Nasta hizo acto de presencia para deleitar los oídos y la vista de los fans. “Alegría” se llenó de intensidad con su voz aguda y suave voz, para dar paso a “Los Niños En El Parque” que hizo saltar a quienes no tenían preocupación por una chela en sus vasos.

Antes de bajar del escenario, Mercedes nos alegró la noche con “Estacional” y un baile en ondas que hacía con sus brazos, resaltados con una iluminación a contraluz que acentuó cada uno de sus movimientos. “El Laberinto” prendió al salir Ale Moreno, que arrancó gritos de chicas y chicos encantados con su persona.

De repente SALA se empezó a notar con menos gente, y sí, llegó un punto en que el ambiente se apagaba con una o dos canciones, y al llegar algún éxito todos volvían a saltar y cantar, y así se repitió el patrón hasta que en cadenita “Party Train”, “Mrs. Love” y “Go Twisters” regresaron a la pista a los que se dirigían a la barra, a fumar un cigarro, o a la calle.

Por 15 minutos nadie se movió de su lugar más que para acercarse al escenario ocupando los espacios ahora vacíos, y pasadas las dos de la mañana, este encuentro lleno de temas de Radiofutura, luces, baile y mucho, mucho láser rojo, convirtió a SALA en una fiesta de color.

No es una revista, es un movimiento.