Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

120180
Danny Elfman en la Arena Ciudad de México

Danny Elfman en la Arena Ciudad de México

Alan
Espinoza

01/Nov/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Arena Ciudad de México

Artista(s)

La magia a través de los sentidos: Por siempre Danny Elfman.

La primera vez que vi una película completa de Tim Burton tenía unos 14 años. Ese año hubo nuevamente un boom de su película The Nightmare Before Christmas, y estaba atestado de sus imágenes por doquier. Desde ese entonces entendí que Burton no era igual; su estilo mágico y oscuro hacen de sus obras piezas inigualables que llegan al último rincón del planeta y se quedan en el gusto del público; y es que no se necesita ser darks para verlas, ahí tienen su película Big Fish que de darks no tiene nada.

Con el paso del tiempo me fui enamorando de Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street, The Corpe Bride, Sleepy Hollow, Frankenweenie, y me volví fiel de ver el mundo a través de su reinterpretación de la vida. Ahí fue cuando conocí a Danny Elfman.

El dúo perfecto ha trabajado hombro con hombro desde hace mucho tiempo, y ha logrado cautivar a la gente con esa mezcla audiovisual magnifica, y ayer fue una prueba de ello.

La Arena Ciudad de México estuvo de gala y los personajes de las películas de Burton se dieron cita a las 20 H en el recinto ubicado al norte de la ciudad. El Sombrerero Loco, Emily —la novia cadáver —, Jack Skeleton y Beetlejuice tomaron sus lugares en las butacas para presenciar la interpretación de las composiciones que Danny ha hecho para las películas de Burton.

La Camareta Metropolitana y el Coro Enharmonia Vocalis, a cargo del director John Mauceri, fueron los encargados de musicalizar el momento de forma magistral. El primer acto fue protagonizado por las canciones de películas como Charlie y la Fábrica de Chocolate, El Jinete Sin Cabeza, ¡Marcianos al Ataque!, Batman, entre otras.

Una a una, pasaban acompañadas de la proyección en pantalla de los bocetos que el mismo Burton realizó, al igual que fragmentos de las cintas. La gente estaba encantada y llenaba el ambiente de gritos y aplausos al final de cada una.

Después de un intermedio, el segundo acto nos regaló el momento cumbre de la noche. Piezas de El Cadáver de la Novia, Sombras Tenebrosas, Frankenweenie y El Joven Manos de Tijera llegaron a nuestros oídos para endulzar la noche de Halloween.

Para alegría de muchos, el turno de The Nightmare Before Christmas llegó, y Danny Elfman —la voz original de Jack Skeleton— salió al escenario para interpretar sus canciones. “Jack's Lament”, “What’s this?”, “This is Halloween” en compañía de Jonathan Davis —vocalista de Korn— fueron interpretadas de forma tan fiel que podías cerrar los ojos y ver a Jack Skeleton en búsqueda de la Navidad. Susana Zabaleta cantó “Sally’s Song” melifluamente y Davis repitió aparición con “Kidnap The Sandy Claws”.

Elfman se movía feliz en el escenario representando a los personajes a los que les dio vida y la gente reaccionaba al genio musical de la misma manera.

Para finalizar la noche, el tema principal de Alicia en el País de las Maravillas, “Alice”, y “Oogie Boogie’s Song” nos regalaron un poco más de magia. Solo se necesitó la voz de un niño de 12 años, la de un coro, la de Elfman, instrumentos y pasión, para hacernos vivir en propia piel las escenas de los filmes.

La magia no solo existe en Navidad; la magia es magia, y la noche de Halloween tuvo un toque encantador e inefable que llegó hasta nuestros oídos gracias a dos hombres que rompieron las barreras de lo imposible e hicieron sus sueños realidad.

No es una revista, es un movimiento.