91070
Coldplay en el Foro Sol

Coldplay en el Foro Sol

Bruno
Muñoz Tittel

16/Abr/2016

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Foro Sol

Artista(s)

Con más de 15 años de trayectoria y siete producciones discográficas bajo el brazo, la agrupación londinense nos demuestra que aún siguen más vigentes que nunca con un espectacular regreso a nuestro país.

Es evidente la madurez que ha adquirido el grupo desde su visita anterior. Cada uno de ellos sabe qué tiene que hacer para que sus canciones sean perfectas y conquistar al escucha un acorde a la vez. Ayuda, por supuesto, que en los seis años que transcurrieron hayan editado tres discos más y, por ende, tengan una base de éxitos mucho mayor para conmover masas y llenar estadios en cada una de sus presentaciones.

Es una tarde cálida en la Ciudad de México. El astro rey se encuentra en su máximo apogeo, pero no será por mucho tiempo. Las puertas del Foro Sol se abren para dar paso a la primera invitada del grupo estelar. Las vocales de Ximena Sariñana reciben al público asistente y "Sin Ti No Puede Estar Tan Mal" se convierte en uno de los temas más coreados de la tapatía. Su participación es corta, pero lo suficiente para entrar en ambiente.

A las afueras del recinto la gente corre con boleto en mano, mientras que otros aprovechan el momento para tomarse la foto del recuerdo o comprar algún souvenir. Una vez que el cielo se tiñe de violeta, es momento de escuchar a la segunda telonera de la noche. Lianne La Havas logra seducir a un público ansioso por ver a su banda favorita y apacigua los ánimos con su música folk y su sensual manera de cantar.

“Buenas noches México”, nos dice la cantautora británica emocionada por ofrecer su primer concierto en tierras aztecas. Su entrega arriba del escenario es total e incluso nos regala su propia versión del tema “I Say a Little Prayer” de Aretha Franklin, por lo que inmediatamente recordamos la escena del restaurante en la película La Boda de Mi mejor Amigo (1997).

Conforme pasan los minutos, personas de todas las edades siguen llegando a las instalaciones del Foro Sol. El evento es sold out y se espera un lleno total. La gente aprovecha el intermedio para hacer suyo el escenario haciendo olas monumentales que recorren las gradas de extremo a extremo. Otros no dudan en cantar el “Cielito Lindo” y unos cuantos hacen bromas con las personas que tienen al lado. La euforia está en su máxima expresión.

Después de unos minutos de atraso, en medio de la oscuridad, se escucha una obra musical acompañada de un speech. Los gritos y aplausos no se hacen esperar cuando aparecen en escena Chris Martin, Jonny Buckland, Guy Berryman y Will Champion. Una vez instalados, inicia el espectáculo y retumban los primeros temas de la noche con “A Head Full of Dreams” y “Yellow”.

El vocalista de la banda nos dice, con un español atropellado, que se encuentran muy felices de estar en nuestra ciudad, a la que califican como muy linda y muy hermosa. Desde el primer acorde de la noche todo fue emoción, regocijo y felicidad, y no es para menos, pues hacia seis años que no visitaban nuestro país.

El concierto de Coldplay fue un recorrido musical a través de su trayectoria. Temas provenientes de sus discos Parachutes (2000), A Rush of Blood to the Head (2002), X&Y (2005), Viva la Vida or Death and All His Friends (2008), Mylo Xyloto (2011), Ghost Stories (2014) y A Head Full of Dreams (2015), hacen su pasarela por el recinto. Algunos de los éxitos más coreados fueron “Paradise”, “Princess of China”, “Clocks”, “Viva La Vida”, “Fix You”, entre otros más.

Uno de los momentos más emotivos de la noche fue cuando la agrupación liderada por Chris Martin le rindió homenaje al músico David Bowie al interpretar el clásico “Heroes”, no sin antes alzar la vista y extender el brazo hacia arriba, como si Ziggy nos estuviera viendo desde su nave espacial. Otro de los momentos cúspides fue cuando Chris se colocó delante de su piano para tocar la canción “The Scientist” y llenarnos de nostalgia y recuerdos.

La noche había caído y el inminente final estaba cerca. Las luces se desvanecieron para quedar en completa oscuridad. Para sorpresa de muchos, los integrantes de Coldplay reaparecieron en otro pequeño escenario muy cerca de la zona general B, por lo que los fans se volvieron locos y los codazos, empujones y gritos nunca cesaron. “Estamos muy felices de estar aquí”, nos dice Chris Martin con una bandera mexicana en la espalda a manera de capa. Ahí interpretaron un par de temas más para luego regresar al escenario principal.

Los buenos momentos nunca cesaron. Desde un juego de luces que parecían cobrar vida propia y que incluso formaban una especie de aurora boreal en el cielo, pasando por las tradicionales pulseras de colores que se iluminaban al ritmo de las melodías para crear un hermoso tapiz multicolor y hasta espectaculares visuales que se proyectaban de fondo, además de mucha pirotecnia y pelotas gigantes. Fue así como Coldplay regresó para conquistarnos una vez más con una contundente y conmovedora actuación que muchos guardarán en sus cabezas así como sus sueños.

Sigue a Coldplay en sus redes sociales:

Facebook / Twitter

REDACCIÓN:

Álvaro
Peña

FOTO:

Bruno
Muñoz Tittel

No es una revista, es un movimiento.