121974
Carlos Sadness en El Plaza Condesa

Carlos Sadness en El Plaza Condesa

Bere
Rivera

02/Dic/2017

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

La historia de amor que no quiere tener final: Carlos Sadness en El Plaza Condesa.

Mucho se habla de la relación que los mexicanos tenemos con los españoles, que si hay rivalidad o hermandad, eso depende de quién lo diga. Este año, el ibérico Carlos Sadness vino a reconquistar México, de una manera muy positiva pues, tras agotar dos fechas en el Lunario del Auditorio Nacional y presentarse en el Vive Latino 2017, abarrotó anoche El Plaza Condesa, con la promesa de llenar de amor papaya el escenario, así como interpretar las canciones de Ciencias Celestes y una que otra sorpresa para los fans.

Para abrir a Sadness, el músico Pehuenche subió a interpretar “Risueño”, “Camina” y su más reciente sencillo “Sin tu querer”, que puede encontrarse en plataformas digitales. La gente estaba expectante, se probaban las guitarras y no había señal del hombre de cabellera larga y barba masculina; sin más, el músico apareció en escena para dar comienzo con “Fue tan importante”, acompañado de un recibimiento caluroso y emociones a tope, con “Perseide”, de La idea salvaje, la gente comenzó a bailar y se preparaba para la noche llena de ritmo.

El catalán es un hombre lleno de talento, es ilustrador minimalista y escribe con una particularidad exquisita, su historia en la música comenzó con el rap y eso está en sus canciones. Para “Celeste”, con otro de sus talentos, tocar el ukelele, prendió a todos con un increíble solo energético. El cantante se notaba muy contento por esta presentación, por lo que en medio de “El día que hizo más viento que nunca”, no dudó en sacar su celular del bolsillo y filmar la buena vibra que los fans le estaban entregando. En “El gran momento”, hubo aplausos y vitoreos para recitar esta canción.

Con Carlos Sadness no hay medias tintas, su música establece una ley binaria intrínseca que te hace amar u odiar su trabajo; su producción más reciente “Volcanes dormidos” sonó y fue una de las más esperadas de la noche. El tiempo pasaba rápido y no se daba descanso alguno; por eso, cuando llegó el turno de Melissa Robles de la banda Matisse, para interpretar las románticas “Días impares” y “Amor papaya”, el ritmo bajó y el amor subió. Le siguieron “Amores flacos”, que no se había tocado en las presentaciones anteriores, “Miss Honolulu”, la canción de despedida “Au Revoir” y “Bikini”, con papelitos en color plateado, que crearon una linda postal.

Una despedida que no parecía cierta se dio, pero todos esperaban el encore, que finalmente llegó tras los cantos de “olé, olé, Carlos, Carlos”; un interludio calmo de casi dos minutos lo trajo de vuelta al escenario para cantar “Minuto en la lluvia”, con un cambio de vestuario, usando una camisa blanca a rayas y una chamarra negra de piel con flequillos. La canción para dedicar fue “Siempre esperándote”, que en sus letras asegura que ‘las despedidas nunca se dan y que esa chica que ahora duerme a un lado, nunca sabrá de tu existencia’.

La improvisación y la soltura son los adjetivos que describen esta agradable velada; un momento curioso se dio después de la alegre “Hoy es el día” y de “Groenlandia”, pues se interpretó “Fue tan importante”, canción con la que se abrió este repertorio, por lo cual, Sadness se excusó y explicó que no es afán de hacerlo, pero que tenía ganas de hacerlo. El español agradeció que se hayan vencido los miedos posteriores al sismo, para no cancelar esta fecha y cerró con “Que electricidad” y “Monteperdido”, con la promesa de volver el siguiente año.

No es una revista, es un movimiento.