164536
Bravo Festival 2020 en Valle de Bravo

Bravo Festival 2020 en Valle de Bravo

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Bravo Festival 2020: un evento cultural en medio del bosque.

El estado de alerta por el COVID-19 no impidió que muchas personas se dispusieran a vivir un fin de semana rodeados de naturaleza, fuera de la ciudad. Bajo las adecuadas medidas seguridad e higiene, se llevó a cabo otra edición del Bravo Festival 2020 en Valle de Bravo, Edo. Mex.

El día comenzó con algunos sonidos africanos provenientes de Kuumba, un dúo multidisciplinario conformado por los mexicanos, Marie Glez y Estefano Sarmiento, quienes con sus interesantes ritmos, lograron que la música fuera una expresión corporal. El sol -aunque estaba en su máxima potencia- no impidió que los asistentes se movieran al ritmo de la música, al contrario, parecía que se estaban cargando de energía. 

Mientras las personas seguían llegando, Brolorizo se encargó de amenizar el escenario principal con un poco de R&B y música disco. Continuando así con el DJ y productor Flamingosis, quien hizo resonar un poco de funk en el venue. La gente, seguía bailando al ritmo de la música mientras otros se dirigían al área de comida donde hubo una vasta selección de alimentos y bebidas para todo el público: pizzas, carne asada, hot dogs, hamburguesas, esquites, paletas heladas y más.

Hasta el momento, el ambiente se sentía muy familiar ya que incluso, había áreas recreativas para que los niños se divirtieran mientras los adultos disfrutaban de más música. En esta ocasión, Bravo Festival 2020 presentó a Mildlife, un proyecto oriundo de Melborune, Australia, que logró simpatizar con todos los presentes; logrando así, un encuentro íntimo. Un poco de jazz, música disco y groove lleno de distorsiones hicieron que la tarde cayera en una puesta de sol preciosa.

El ritual para invocar al Dios de la lluvia.

Solo bastó con que Rodrigo Gallardo diera inicio a su presentación para que el ambiente cambiara de manera radical. Esa interesante fusión de música andina y elementos orgánicos, unió al público en un mismo escenario con un solo objetivo: lograr que con el baile y la música se hiciera un llamado a la naturaleza. Parecería irreal, pero sonaba "Agua de la Tierra", cuando una fuerte lluvia se soltó en Valle de Bravo. Momento memorable, cósmico y sublime.

La lluvia tampoco fue un impedimento para que el festival siguiera. Las presentaciones de Romare, Mira, Carlita y Pional continuaron. Así también, en otro stage del lugar, una serie de DJs daban vida a uno de los momentos cumbre de la noche. Naza, Patricio, Nico Borgio y Jarreau Vandal pusieron ambiente con un vasta selección musical que iba desde el house hasta el reggaetón.

Proyectos musicales de techno y hip hop, se encontraban en el otro extremo del Rancho Agustín, cubiertos por un domo que invitaba a los presentes a vivir una experiencia más íntima con los DJs. El cálido ambiente permitió que todos sacaran sus mejores pasos cuando los artistas mexicanos Miss Mara, Young Drums y Pamela Dom presentaron su set. El frío de la madrugada a penas y se sentía. Y así, bailando, los cuerpos siguieron recibiendo música hasta el amanecer. Bravo Festival 2020, demostró ser un evento que combina a la perfección la naturaleza, la música y la cultura en un solo lugar.

No es una revista, es un movimiento.