81426
Blur en El Palacio de los Deportes

Blur en El Palacio de los Deportes

OCESA
/ Lulú Urdapilleta

16/Oct/2015

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Palacio de los Deportes

Artista(s)

Blur dio uno de los mejores conciertos del año.

“Hace 18 años que no tocamos esta canción. La estuvimos ensayando en el soundcheck”, dijo Damon Albarn a mitad del concierto, antes de que apuntara sus ojos hacia el suelo para seguir en una hoja la letra de “Country Sad Ballad Man”, un rebuscado número del álbum Blur de 1997, el esfuerzo lo-fi que buscaba distanciarlos del sonido britpop que habían ayudado a forjar. En efecto esta canción no se había escuchado en vivo en lo que va del nuevo milenio, y aunque no sea la joya de su colección musical, si fue del amplio agrado de sus fans de hueso colorado, que se encontraron este jueves en el Palacio de los Deportes, y vaya que había bastantes.

Hello Seahorse! hizo los honores de iniciar la noche antes de que el grupo londinense subiera al escenario con puntualidad inglesa, a las 9:30 de la noche, para empezar de la manera que una banda que no necesita el hype lo sabe hacer. Los integrantes salieron caminando con las luces plenamente encendidas. Alex James iba con cigarro en la boca, por supuesto. Todos tomaron sus puestos y Damon preguntó a todo el recinto: “¿Listos?”, para luego arrancar con una versión bien encendida de “Go Out”. Siguieron a lo más reciente con lo más añejo y se vino el segundo sencillo de su carrera “There’s No Other Way” del debut Leisure. Parecía que el público de 20 000 personas —un Palacio de los Deportes lleno— llegaba a su punto máximo de euforia… pero ni de chiste, faltaba mucho por venir.

De The Magic Whip aparecieron otros números como “Lonesome Street”, “Ghost Ship” y “Thought I Was a Spaceman”, donde aparecieron tres bolas disco masivas para ambientar todo el recinto como si fuera un lounge gigante. “Badhead” fue el primer número que llegó desde la era representativa de la banda, desprendido del álbum Parklife (1994), disco que los convirtió en los reyes del britpop a mitad de los 90 (junto con Oasis), y que fue importante en revitalizar la escena musical inglesa hacia los auges de la Cool Britannia de aquella época.

Damon se colgó su guitarra acústica e interpretaron “Coffee & TV” ante el rugido del público, esta vez dejando que Graham Coxon, el compositor de la canción, se llevara la atención en el micrófono. Siguieron con “Out Of Time”, uno de los números más calmaditos de la noche, y el único de Think Tank (2003) —y único disco de Blur sin Coxon—. La interpretación de “Beetlebum” empezaba a ser de consideración para el punto alto de la noche, con el público entero anticipando ruidosamente el inicio de la rola al escuchar los primeros rasgueos en la guitarra de Coxon. Sorpresivamente, otra candidata al punto más alto tendría que ser la comunión que se sintió entre el público y la banda durante “Tender”, una canción que en lo personal siempre he detestado, aparte de que dura como 20 minutos, pero para la ocasión su presencia fue perfecta y el público coreó como hasta ese entonces no había coreado; los miles de celulares prendidos —el encendedor del nuevo milenio— le daban un toque mágico a este pedacito de góspel en plena CDMX.

Damon llamó a varios fans al escenario, algunos disfrazados, ya que no podía faltar “Milky”. Todos bailaron con la banda al ritmo de “Parklife”, lo cual ahora sí llevó a todo el público a su mayor éxtasis hasta ese momento. Cuando el venue se convirtió en un verdadero manicomio, fue cuando tocaron “Song 2”: dos cortos minutos de puro poder y energía que hicieron literalmente temblar al Palacio de los Deportes… es lo que pasa cuando 20 000 personas saltan al mismo tiempo. Terminaron con “To The End” y “This Is a Low” de Parklife para abandonar el escenario por primera vez.

Para el encore empezaron con “Stereotypes” de The Great Escape (1995), pero el público se sentía un poco sacado de onda, así que cerraron con tres grandes madrazos: “Girls & Boys”, “For Tomorrow” —única rola del que algunos dicen es su mejor álbum, Modern Life Is Rubbish—, para acabar con una gloriosa interpretación de “The Universal”. Así acabó uno de los mejores conciertos del año.

REDACCIÓN:

Iván
Lechuga

FOTO:

OCESA
/ Lulú Urdapilleta

No es una revista, es un movimiento.