69063
Blur - The Magic Whip

7

Blur - The Magic Whip
Blur - The Magic Whip

Parlophone / Warner Music México / 2015

Artista(s)

Blur

29/Abr/2015

Doce años después el mundo no es igual para Blur.

Política y música. El fin de la historia de Francis Fukuyama, esa aventurera idea de que el choque cultural e histórico había concluido no sólo fue errónea, sino que no advertía lo turbo-moderno, lo digital y cómo paradójicamente el mundo iba a perder horizontes y fronteras introduciendo nano-chips en nuestro cuerpo que nos conectan a cualquier lugar en cuestión de segundos en The Magic Whip.

No somos ya alienados por el gobierno, sino por la tecnología, como lo ironiza la serie británica Black Mirror. No son ya los años del partido laborista en Inglaterra. No son ni siquiera los años de Inglaterra. Es Alemania quien controla el mundo moviendo el euro a su favor. Y el brit-pop no es lo que era o lo que alguna vez fue. ¿Por qué entonces si esto no es lo que era tenemos un nuevo álbum de Blur doce años después de su último lanzamiento? Como afirma el italiano Roberto Saviano, la memoria nos juega malas pasadas en recuerdos de épocas que consideramos mejores. Por eso el mundo hizo una pausa el día en que se anunció The Magic Whip. Damon Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree alguna vez fueron muy relevantes. ¿Doce años después lo siguen siendo?

Antes de buscar respuestas sentémonos a contemplar el estado actual de las cosas, la trayectoria de Albarn lo ha puesto como una cabeza sensible, un pilar de proyectos interesantes y exitosos, como el victorioso de la batalla absurda entre Blur y Oasis, en donde estos ya no figuran ni como colectivo ni en lo individual. Lo cual nos lleva a una posible solución, The Magic Whip suena mejor cuando Blur no es Blur, sino cuando es Damon Albarn, cuando imaginamos la posibilidad de que haya sido éste quien guiara el proceso de composición, elaboración y fabricación de los doce temas, cuando premia el mood lento, íntimo, dramático provocado por piezas como “Thought I Was a Spaceman”, “My Terracota Heart”, o la sublime "There Are Too Many Of Us". Vaya pieza, con sus trompetas gloriosas y la batería como banda de guerra y una voz que parece salida de un altavoz. Potente y épica, su letra reflexiva y crítica con esta sociedad impulsada por el brillo de los monitores, por la abundancia de todo, por la avaricia que está jodiendo todo. Esto no es Blur, es Albarn a juzgar por la trayectoria de éste.

Hay momentos del viejo Blur que logran provocar pulsos en la carne adormecida por el tiempo como  “Go Out" y la guitarra raposa, en otros momentos ("Lonesome Street") ese viejo estilo carcome la intención. Quizá es el recuerdo de aquellos hits lo que nos lleva a escuchar este nuevo álbum, ¿doce años después sigue siendo importante el grupo de “Girls and Boys”, de “Coffee and TV”? No, sólo Albarn que acompañado por sus viejos amigos ha logrado sacar adelante esta empresa.

No es una revista, es un movimiento.