Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

148916
Ases Falsos en el Foro Indie Rocks!

Ases Falsos en el Foro Indie Rocks!

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Foro Indie Rocks!

Artista(s)

Cristo, El Briceñor.

No se podía ni entrar. La gente llegaba hasta la puerta del Foro Indie Rocks! donde no quedaba ni un solo boleto ni un solo espacio para recibir a Ases Falsos. Hacía cuatro años que los chilenos no se presentaban en nuestro país, y vaya que sus seguidores no los han olvidado.

Tan pronto comenzó “Mala Fama”, el público empezó a cantarla tan claramente, que nadie hubiera creído que se trata de un corte del reciente material que la banda lanzó apenas el año pasado. Es difícil resaltar un momento especial porque el público las cantaba todas, y cuando el micrófono ya no daba más, Briceño dejaba que la gente cantara por él, daba igual.

Cristóbal Briceño no solo es una figura en Chile; es impresionante la devoción que su séquito acotado pero fiel, le profesa… y cómo no. Si bien durante el primer par de canciones se mostró casi tímido, para la tercera ya se plantaba con ambos pies como quien es dueño de todo; después de varias, ya era todo un showman moviendo las caderas como Elvis, haciendo el moonwalk y el swish swish. Hacia la mitad del show, ya había aventado los zapatos.

La genialidad de Briceño es inigualable, pero brilla aún más cuando es encausado por el virtuosismo de cada uno de los integrantes de la banda. La batería siempre dura y seca, hace un contraste perfecto con la dulzura casi playera de las notas de la guitarra, que cuando le place bajar hasta lo más agudo de su rango, genera unas punzadas en la boca del estómago que no se pueden ignorar. Es esta la inigualable sensación que desencadena el baile, la euforia y la felicidad.

La banda cantó “Trato hecho”, “Pacífico” y “Subyugado”, pero también lanzó un par de guiños de cuando era Fother Muckers como “2022” y “Los Ases Falsos”. En “Simetría” la voz de Briceño simplemente se perdió; era tan fuerte el coro que comenzaron los asistentes, que la canción dejó de ser suya. Entonces, así como ya les había lanzado el corazón, Cristóbal Briceño le lanzó el cuerpo a un público que lo dejó surfear solo por un momento, antes de engullirlo en un abrazo grupal y regresarlo al escenario envuelto en amor, y sin calcetines.

Ases no hizo más que crecer y crecer hacia un final de incontenible euforia en medio la anarquía. Los espacios habían aparecido a empujones, las luces eran de colores y las sonrisas y el baile hacían que el cuerpo doliera de felicidad. Es impresionante lo que Cristóbal Briceño y su impecable banda provocan no solo sobre el escenario sino hasta el último rincón del lugar y lo más profundo de las entrañas de quienes los miran. Sin duda, una inolvidable noche de comunión para los devotos a Cristo, El Briceñor.

No es una revista, es un movimiento.