Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

135643
Allison en El Plaza Condesa

Allison en El Plaza Condesa

30/Sep/2018

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

Un recorrido a través de XV años de carrera en una noche.

El Plaza Condesa se llenó de easycore y pop punk este sábado. El ambiente, desde antes de iniciar el concierto, anticipaba por si solo una celebración digna de los XV años de trayectoria de Allison, y es que el número de asistentes superaba por mucho, en cantidad, a los del evento de presentación del álbum Todo está encendido que se llevó a cabo en El Pasagüero.

Quien estuvo a cargo de abrir la noche, justo a las 20:00 H., fue la banda costarricense Akasha, que definitivamente se robó los corazones y los headbangings del público que alzaba el puño en todas y cada una de las canciones de su mini set. “Ya somos amigos” repetía Mauni Villa, vocalista de la banda. “Ya somos compas”. Los cuerpos más tímidos iban cediendo poco a poco a los breakdowns que hacían retumbar el suelo de El Plaza llevados por el bajo y la guitarra con el platillo y el bombo de la batería.      

Una vez terminada la participación de Akasha, la pista iba llenándose cada vez más. La siguiente banda en subir al escenario fue Barney Gombo, de las teloneras, la favorita de muchos. Eso era fácil de deducir ya que desde que inició su set con “Lavalantula” el coro de sus canciones se escuchó a la par que el sonido de los instrumentos, dejando atrás los breakdowns para darle la bienvenida a la rapidez en la batería característica del pop punk. El estar en medio de la pista me permitió ver dos que tres pancartas dedicadas a Barney Gombo. La gente aquí realmente los ama.

A unos momentos de que acabara su set, unas palabras a cargo del vocalista de la agrupación hicieron que el público, que para ese momento ya casi llenaba por completo la sección general de El Plaza, se inquietara: “Ya viene Allison”.

Unos minutos de silencio después, salió a escena Buen Viaje que fue recibido a aplausos por el público quien se presentaba menos enérgico, pero no menos atento. En teoría esperaban ver ya a Allison.

El intermedio entre Buen Viaje y Allison fue notablemente más extenso a comparación con las demás bandas. El público, en su gran mayoría chavos de entre 18 y 27 años, se mostraba cada vez más impaciente a medida que el equipo de producción terminaba de adecuar el escenario.

Repentinamente y sin aviso alguno, los integrantes de Allison salen al escenario y antes de tomar sus respectivos instrumentos miran a los asistentes quienes, en efecto, solo esperaban ese momento para recobrar la euforia. La batería de Diego Stommel rompió con el silencio del escenario para dar paso a “Algo que decir”, un enérgico comienzo que hizo que el público, de por sí eufórico, perdiera la cabeza por completo al escuchar la canción.

El concierto prosiguió con “Me cambió”, “Ya no te amo” y “Perdido” sin dar un solo descanso al público que parecía no bajar la emoción ni un solo segundo.

Uno de los momentos más memorables de la noche llegó cuando Tts de Here Comes The Kraken apareció en el escenario y el público abrió un gran circulo para hacer el merecido moshpit de la canción que quedó abierto por hasta "Rompase el vidrio en caso de emergencia".

Una noche memorable, que dejó satisfechos y cansados a los asistentes dentro de lo que pudiera ser uno de los momentos más altos en la carrera de la Allison.

No es una revista, es un movimiento.