68617
311: La permanencia de una identidad original

311: La permanencia de una identidad original

Nacho
Miranda

23/Abr/2015

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Pepsi Center WTC

Artista(s)

No importa cuántos proyectos musicales existan hoy en día, o la cantidad de conciertos que se celebren cada noche, lo cierto es que la música necesita de identidad o de otro modo está destinada a morir entre los escombros de clichés y la futilidad de la repetición carente de imaginación. Y valga esta necedad para afirmar que lo demostrado anoche por 311 no es más que una muestra de su intrínseca identidad, aquella que no es impulsada por infames juegos mercantiles y mediáticos, sino por una pasión honesta e intransferible. Una identidad que los ha mantenido vigentes aún después de 20 años.

311

Los originarios de Nebraska, E.U., subieron al escenario del Pepsi Center para abrir con “Down” e iniciar así un setlist que recorrió casi los once discos que la banda tiene en su haber, y en el que curiosamente hubo pocos temas de su última producción Stereolithic. “Don’t Stay Home” se presentó con un curioso sampleo al intro de “Radio Gaga”, de Queen, mientras que “Beautiful Disaster”, “Amber” y “Jackpot” se convirtieron en el núcleo de la noche, con un público que no paraba de brincar y corear la mayor parte de las canciones (sorprendente el unísono coro en “Jackpot”)

Llegó el turno a “Love Song”, ese magnífico cover a The Cure interpretado al más puro estilo 311. Tras éste, P-Nut nos demostró sus habilidades detrás del bajo en un solo provisto de no poca originalidad, y que dio paso al que quizá es el mayor éxito de la banda, o por lo menos el más conocido: “Come Original”, con una excelente ejecución que, extrañamente, no pareció generar mayores emociones en el público. Sí, es muy buena canción, pero la banda tiene más y mucho mejores.

311 nunca ha sido una banda de multitudes. Sin ser específicamente complejo, su sonido crossover no ha sido un bocado de fácil digestión para las mayorías, y son pocos a quienes les sienta bien. No obstante la asistencia de ayer fue más que aceptable, con un foro ocupado casi en sus tres cuartas partes, pero con la presencia de aquellos a quienes 311 les ha significado más que una canción random puesta en un reproductor cualquiera.

Al final sobran las razones para rendirle pleitesía a una de las agrupaciones que ha sabido evolucionar con el tiempo sin perder esencia y, sobre todo, identidad. Esa maldita identidad tan menospreciada actualmente y que debiera ser el punto del que parte todo. Lo hecho por 311 anoche deja las cosas en claro en cuanto a ellos: aún después de 20 años hay pasión, honestidad y gusto por la música, lo demás se da por sí solo.

311

REDACCIÓN:

Joel
Sebastián

FOTO:

Nacho
Miranda

No es una revista, es un movimiento.