69867
Levitation 2015 Día 2

Levitation 2015 Día 2

Contrario a las predicciones meteorológicas, salió el Sol. Y es bajo el Sol y el calor de Texas que recibimos el segundo día de Levitation en Carson Creek Ranch, sede del festival desde hace ya tres años que, gracias a su magia y locación, brindan a todos los espectadores un sentimiento de comunidad.

levitation

Se puede decir que la psicodelia es el movimiento hippie de nuestra época, los jóvenes que se envuelven en las mismas ideologías que las que se presentaban en los finales de los años sesenta (y claro que los viejos se unen, todo con vivir una reinterpretación artística y musical de su juventud). Austin Psych Fest tiene de todo para todos, seas un hijo de un clavado de los Doors, como es mi caso, o simplemente un fiel seguidor de la música retro. El festival sirve como una ventana al pasado, utilizando las tecnologías y movimientos actuales como herramienta para propagar un sentido en el público de hipnosis, comunidad y respeto al medio ambiente y a las industrias locales.

La gente encargada de organizar el festival (Reverberation Appreciation Society) tenía en mente una sola cosa en su inicio, y su propósito era claro y sencillo. Hacer una fiesta entre bandas amigas que tuvieran un hilo en común para promoverse en comunidad, y a la fecha lo han logrado, sacando la fiesta de un hangar a un festival de tres días al aire libre.

El segundo día estuvo lleno de actos de calidad, llenos de reverberación haciendole alusión al nombre del grupo de amigos que dieron luz al festival. Presenciamos actos como Las Robertas (de Chile), Night Beats, Spindrift, The Black Ryder, This Will Destroy You, The Oh Sees, y los padres de la noche, Primal Scream y The Jesus & Mary Chain (que presentaron en vivo su disco Psychocandy por completo).

El año pasado se había anunciado la presentación de Primal Scream, y por azares del destino tuvieron que cancelar. Este año volvieron al cartel para revindicarse, y lo lograron hacer de manera espectacular, tanto así que pusieron a los mismísimos integrantes de The Brian Jonestown Massacre a bailar desenfrenados, llenos de emoción y de nostalgia.

Otro acto que llamó la atención de todos fueron Thee Oh Sees, que con su punk, garage psicodélico reventaron el escenario principal. Para quienes no los conozcan, su sonido se podría describir como si escucharas surf garage Californiano en esteroides; es una banda tan llena de fuzz que derrite a cualquiera que los presencia.

The Mystic Braves también se llevaron la noche de calle, presentando canciones de su segundo disco que están grabando con Rob Campanella (productor estrella a cargo de varios actos como The Brian Jonestown Massacre), quien los acompañó en el escenario como padrino de la banda.

Esperamos que mañana el festival cierre con broche de oro, a pesar de las alertas de tornado que se están presentando alrededor del área de Austin. Se va la lluvia, llega el viento, y nosotros disfrutamos.

No es una revista, es un movimiento.