Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

79621
House of Vans #KissMyVans

House of Vans #KissMyVans

Bruno
Muñoz Tittel

Entre un acto que no se concretó y mucho girl power, corrió el segundo día del House of Vans con la fiesta de Kiss My Vans.

Después de un exitoso primer día en el Underground Realm, la fiesta de Kiss My Vans tenía un gran peso que cargar, además de celebrar cinco años de existencia de dicha plataforma. La noche prometía y tener como headliner a Azealia Banks, era prueba.

A pesar de que en esta ocasión se esperó más tiempo para acceder al Deportivo del Estado Mayor Presidencial, la gente se mostraba ansiosa por ingresar a una de las mejores fiestas del año. El venue estaba ambientado de una manera muy elegante y glitch, justo como Andrea Díaz, brand manager de Vans México, lo describió en su charla de bienvenida a los medios.

Para los tres días se seleccionaron diferentes elementos que le brindaron personalidad propia a cada evento. Esta vez, no se encontraba la rampa de skate, sino otra barra, que sirvió para seguir poniendo happy a la gente. Trago tras trago, paso con paso, cachete con cachete, la noche estaba por comenzar con la presentación de la rapera Kari Faux.

Faux saltó al escenario y calentó el ambiente con sus poderosas rimas. Vestida con un jumpsuit, la rapera dio todo de ella, junto con los colegas que la acompañaron en la tarima. Un momento destacable de su presentación, fue cuando se aventuró a pichar "Hollaback Girl", de una it girl por excelencia, claro, hablamos de la mismísima Gwen Stefani.

El girl power no paró ahí, y desde España, una consentida de México, piso nuevamente tierra capitalina. La Mala Rodríguez regresó a nuestro país, y aunque viene frecuentemente, el show que dio en Kiss My Vans no era algo a lo que nos tuviera acostumbrados. Interpretó temas desde "Tengo un trato", "Flores, vitaminas y mucho sexo", "Caja de madera", "La Cocinera", "Quién manda", entre otras, hasta su clásico coreado por mucho de los presentes, "Por La Noche". A diferencia de otras ocasiones, esta vez fue un set de tema tras tema, en directo, no completos, sino fragmentos de cada uno, para que diera tiempo de hacer gala de todo su catálogo musical.

Volaron globos y papel metálico para sellar una presentación impecable de La Mala en cuanto a conexión con la gente y ambiente en el escenario. Dada terminada su actuación, era momento de la polémica estrella estadounidese, Azealia Banks

Es destacable que muchos de los presentes se encontraban en el evento por ella, (o por la barra libre), lo que se hizo notorio cuando salió al escenario con una cabellera que le llegaba hasta la espalda baja. Comenzamos a sacar nuestros mejores pasos con la interpretación de "Van Vogue", y después de tocar cuatro canciones ("Liquorice", "Heavy Metal and Reflective" y "Idle Delilah" de su nuevo disco, Broken With Expensive Taste), Azealia dejó la tarima.

¿Por qué?, a alguien le pareció gracioso aventarle una cerveza, cosa que la molestó y no pudo tolerar, por lo que agarró sus cosas y ahí nos vemos. La gente se notaba ansiosa, impactada y molesta. Esperamos que la rapera regresara al escenario pero eso nunca pasó. Vestidos y alborotados, no quedó más que disfrutar el pequeño momento de baile que Banks nos brindó.

Ya resignados, no había otra opción más que seguir disfrutando la fiesta. Mexican Jihad finalizó una noche que también fue un éxito, aún con todo y el pequeño "drama" ocasionado por Azealia.

Gracias a Vans, que neta se la está rifando. Nos vemos hoy en el último día de House of Vans, Classic & México, con Zoé, Rey Pila y The Wookies.

No es una revista, es un movimiento.