55937
Día Dos: Triunfal cierre contra todo pronóstico

Día Dos: Triunfal cierre contra todo pronóstico

Pablo
Navarrete @Pabnavarrete

21/Sep/2014

Desde temprana hora la gente comenzó a llegar al Parque Universitario y si bien se esperaba una asistencia considerable, la reventa de boletos del día anterior provocó conforme avanzaba el día el transito entre escenarios y la fila para los baños fuera un tanto insoportable.

Una de las gratas sorpresas musicales que trajo consigo el Hellow Fest fue Delta Rae, agrupación de folk rock que contagió con su buena vibra a los presentes y los puso a bailar bajo los rayos de un potente sol que, afortunadamente, para el segundo y último día del festival no estuvo precedido por la lluvia.

Con algunos minutos de retraso, del otro lado del recinto subió al escenario MNDR, proyecto de electropop liderado por Amanda Warner, quien durante su set estuvo acompañada por un par de extravagantes bailarinas. Entre temas que se convirtieron en éxitos, como "Feed Me Diamonds", y colaboraciones con otros músicos, como "Go with It" de TOKiMONSTA, Warner logró conquistar al público que cada vez era más y que se preguntó dónde había quedado Sigma, acto anunciado en el cartel que no arribó a su presentación.

Por fin llegó el turno de El Columpio Asesino y la espera valió la pena cada minuto. La banda española comenzó duro y a la cabeza con "Babel" y continuó con temas de su más reciente álbum, Ballenas Muertas en San Sebastian, además de clásicos como "Toro". Una vez finalizada su presentación, Is Tropical tomó el escenario principal e hizo las delicias de todas aquellas chicas ataviadas con pequeños shorts, vestidos vaporosos y cabello de colores que no dejaron de bailar ni aplaudir una sola canción.

El sol comenzaba a caer y desde el inicio de la jornada con Doña Diabla, la Hellow Dance Tent estuvo a reventar. Durante todo el día, prácticamente sin descanso, una decena de proyectos de música electrónica, entre los que se encontraba la ex actriz porno Sasha Grey y The Crystal Method, se encargó de animar a quienes, a juzgar por sus cabezas y playeras de Deadmau5, habían asistido únicamente para disfrutar del último acto de la noche.

Bien dicen que no hay lugar como el hogar, pero está demostrado que donde sea El Gran Silencio es capaz de reventar el escenario que pisa. Si bien el espacio designado para la agrupación regia no fue el principal, éste se encontraba lleno al máximo. Con "Super Riddim Internacional" se desató la locura y comenzaron a volar cervezas por doquier, le siguieron "Cumbia Poder", "Dormir Soñando" y, por supuesto, "El Chúntaro Style"; todas y cada una bailadas, cantadas y ovacionadas por un público que anhelaba el regreso de la banda Monterrey.

Inmediatamente después, uno a uno los australianos de Cut Copy salieron a escena entre ensordecedores gritos y aplausos de una numerosa audiencia que para ese momento, era incapaz de pasar la prueba del alcoholímetro. "Hearts On Fire", "So Haunted" y "Lights and Music" fueron escuchadas de nueva cuenta en vivo en Monterrey, acompañadas por canciones del último disco de la banda, Free Your Mind.

Del otro lado del parque, las personas que se mordían las uñas en espera de Die Antwoord crecían rápidamente en número. Tras algunos minutos de retraso, DJ Vuilgeboost fue el primero en salir, seguido de Ninja y Yolandi, quienes, ataviados con sus característicos trajes naranjas, soltaron "Fok Julle Naaiers", "Wat Kyk Jy?" y "Fatty Boom Boom".

La respuesta de la gente no pudo ser mejor, llovieron cerveza, hielos, vasos y todo lo que la gente encontraba a su alcance. Después de interpretar "I Fink U Freeky", el trío, acompañado por dos bailarinas enmascaradas, desapareció unos minutos del escenario para regresar con "Enter The Ninja" y poner punto final a su presentación algunos minutos antes de lo programado.

El final del festival estaba cerca, pero no sin antes ver a MGMT sobre el escenario principal tocando los temas que a pesar de tener 7 años de antiguedad, siguen siendo recibidas con cariño. "Electric Feel", "The Youth", "Flash Delirium" y "Time To Pretend" fueron celebradas y coreadas, pero fue hasta "Kids" que la gente que estaba en los baños o dentro de las áreas VIP salió a bailar como si no hubiera mañana.

El clima era perfecto para recibir a una leyenda de la música mexicana: Caifanes, que no se cansó de agradecer al público que decidió acompañarlos esa mágica noche. Sin importar la procedencia de los personajes mezclados entre el público, todos y cada uno se sabían por lo menos una canción. Clásicos como "Viento", "Nubes", "Perdí Mi Ojo de Venado" y "Los Dioses Ocultos" abrazaron los oídos de las miles de personas congregadas a los pies de Saúl Hernández.

Tras desaparecer algunos segundos y ofrecer reverencias al público, la banda volvió para cerrar su presentación con broche de oro; "Afuera" fue la encargada de culminar un momento de comunión entre los fieles fanáticos y una banda que ha dejado un extenso legado para la posteridad.

Para esa hora, una gran cantidad de gente ya había abandonado el parque. El cansancio y la borrachera comenzaba a hacer de las suyas y se podía ver por todos lados a muchachitas durmiendo en el piso o a chicos que apenas se podían mantener en pie. Para los de carrera larga, la noche apenas comenzaba y no estaban dispuestos a volver a casa sin antes disfrutar del primer show de Deadmau5 en Monterrey.

Durante poco más de una hora, el DJ recetó una serie de mezclas combinadas con impresionantes visuales que hipnotizaron al público regio. Sin duda, fue el plato fuerte de todo el festival para muchos de ellos, que salieron del lugar aún bailando, mareados y con una enorme sonrisa en la boca.

A final de cuentas, el Hellow Fest salió bien librado de lo que prometía ser una no muy buena edición. No cabe duda que nunca dejamos de aprender y lo que hicimos en el pasado funciona como ejemplo de lo que no se debe hacer en un futuro, lo cual deberá verse reflejado el próximo año, cuando volvamos a Monterrey para vivir la experiencia de este festival que busca posicionarse como uno de los mejores del país.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

FOTO:

Pablo
Navarrete @Pabnavarrete

No es una revista, es un movimiento.