Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

139093
Exclusiva: Convivencia con Nine Inch Nails

Exclusiva: Convivencia con Nine Inch Nails

Ricardo
Tejera

22/Nov/2018

Te contamos todo lo que sucedió en esta convivencia exclusiva von Nine Inch Nails.

Tras el alucinante show de Nine Inch Nails en el Corona Capital, la emoción de haber recibido una misteriosa invitación a la “actividad especial” con el grupo es real. La cita fue a las 16:00 H. el día lunes 19 de noviembre en los alrededores de El Plaza Condesa. La confirmación de la presentación de Nine Inch Nails en el recinto, solo alimentó la expectativa de lo que ocurriría en dicho encuentro.

Al llegar, verifican que nuestro nombre está en una lista y proceden a colocarnos una pulsera de color verde. En seguida nos encontramos con otros personajes del medio, locutores, periodistas y ganadores que cargan con discos y parafernalia. Sabemos que algunos de estos ganadores son personas seleccionadas por ser quienes más han escuchado a Nine Inch Nails a través de Spotify en México.

Es inevitable sentirnos más emocionados aún cuando nos hacen pasar al vestíbulo de El Plaza y un elemento gringo de seguridad nos da instrucciones estrictas: “¡No dispositivos electrónicos de ningún tipo! Sabemos quienes son y no dudaremos en sacarlos del lugar. Esto no es un meet & greet así que no pueden acercarse a la banda ni firmarán ningún disco ni ningún autógrafo. Hagan sus preguntas en orden y listo”.

Procedemos a subir hasta el segundo piso de El Plaza donde hay mesas y sillas para los asistentes. Frente a nosotros unas periqueras bien iluminadas donde sabemos, en unos momentos, se sentarán los ídolos en cuestión.

Entran Alessandro Cortini, Robin Finck, Trent Reznor y por supuesto Atticus Ross acompañados de dos presentadores, Korno y Clau Jumper. Tras los aplausos y conmoción, comienzan las preguntas. Los tenemos muy cerca y Trent contesta la mayoría de las preguntas con calma y humildad. Resulta muy emocional comprobar que alguien con su talento es tan sencillo. Le preguntan sobre la ira que transmite a través de sus canciones y él contesta. “No soy una persona a la que le gusta andar por ahí siendo miserable o estando enfadado”, todos reímos y se rompe el hielo.

Las preguntas no son lo espectacular. Lo que resulta increíble es ver que una de las bandas más grandes de nuestra era se ha tomado el tiempo de conocer y responder las inquietudes de sus más grandes fans latinos. Los nervios percibidos por la voz que sale del micrófono del público son mágicos. La naturalidad ante la pregunta política obligada es genial al no entrar en detalles sobre su inclinación, a pesar de que todos sabemos cuál es. Es única la oportunidad de descubrir cómo se traduce la voz que tanto hemos escuchado cantar,  a una charla, una intimidad, un momento.

El mejor momento: La anécdota de cuando Trent era niño en un lugar donde no había nada que hacer y compró con lo poco que tenía el Sandinista! de The Clash el cual no disfrutó. Pero como no había opción, lo escuchó una y otra vez hasta que aprendió a apreciar el mal sonido e incluso se enamoró de él. “Esa es la diferencia con la actualidad. Al poder escuchar lo que quieras cuando quieras, si no te gusta algo en primera instancia, pasas a lo siguiente. No te obligas a escuchar a fondo”.

La sesión de preguntas y respuestas termina y nos invitan a abandonar el lugar después de ellos. Por si la experiencia de charlar con ellos no fuera suficiente, nos entregan una serigrafía y uno de los últimos EPs en vinilo firmados… ¡Sí, firmados por toda la banda!

Uno solo puede mirar las firmas y sentirse afortunado y agradecido por el tiempo compartido. Esta vez, no fuimos nosotros los que los escuchamos a ellos, sino ellos los que nos escucharon a nosotros.

 

 

 

 

 

 

No es una revista, es un movimiento.