48837
Clausura del Oasis Jazz U Festival

Clausura del Oasis Jazz U Festival

Jesús
Cornejo @chuchotragaluz

25/May/2014

Juan DAnyélica, como cualquier otro, ha buscado su camino en muchas rutas, sin embargo, su verdad se encuentra en ser guitarrista; en vivir la magia de música.

juan

Él estuvo a cargo de curar el homenaje a Paco De Lucía, por amistad, amor, respeto y admiración. Cuando se embarcó en esta empresa, nunca imaginó la complejidad que acarreaba: en primer lugar, elegir a los músicos allegados al maestro, gente de la talla de Chick Corea Rubén Blades quedaron fuera por distintas razones. En segundo lugar, y tal vez lo más importante, permitir que la música le hable a la gente, no a los músicos; generar algo entrañable: “Muchas veces, el público normal no sabe lo que está pasando. No lo aprecia por que no está dentro de ese lenguaje, pero lo capta como espíritu; sabe que algo bueno está pasando. Esa es la magia de la música, puedes no entender lo que está ocurriendo musicalmente, pero sí lo puedes percibir a nivel sentimental. Si te llega o no te llega, si te transmite algo o no, si te toca las fibras”, declaró.

A lo largo de este proceso, Juan entendió que la vida es similar a un rompecabezas; que cada persona tiene la posibilidad y la responsabilidad de ir uniendo las piezas que va generando en la dirección que decida. Se dio cuenta, al acompañar a De Lucía, de que mientras más innovadora fuera la pieza generada, mayor era la probabilidad de generar un diálogo significativo, de ser un genio.

El evento de clausura, coronado por la orquesta de Oscar DLeón, permitió a todos los asistentes aportar sus piezas, inundando el Oasis Arena con el intercambio espontáneo de las mismas.

La noche comenzó con la presentación de “Cortito y Rabioso, un arriesgado diálogo multimedia entre el guitarrista andaluz y el bajista mexicano Alonso Arreola. Las chispas disparadas sobre el escenario exhibieron los enlaces entre Arreola y otros grandes de las cuerdas como Robert FrippJaco PastoriusTrey Gunn Carles Benavent -a quien le expresó su admiración al concluir su participación.

José María Bandera tomó el escenario alrededor de las 9:00 p.m., generando un elocuente diálogo entre los músicos que lo acompañaban y el público. Los patrones espirales creados en el intercambio guitarrístico con Antonio Alcedo fueron alucinantes. La delicadeza en el trato dado a las cuerdas se transformó en un cuchillo que desgarraba con dulzura. A pesar de todo lo que ocurría sobre las tablas, el mejor momento de la velada llego con la bailaora María Auxiliadora Fernández.

Más tarde, el ensamble dirigido por el flautista Jorge Pardo se encargó de englobar la declaración de respeto más directa de los músicos reunidos en Cancún hacia Paco De Lucía. En algún momento más de 17 músicos sobre el escenario improvisaban sobre los territorios reformados del flamenco por el más grande guitarrista del caribe mexicano.

La estocada final, la gran celebración en honor a la vida de Paco De Lucia, se vivió de pie sobre los compases del Faraón de la Salsa, quien logró unos bellísimos arreglos que mantuvieron a la guitarra como el epicentro homenaje.

Paco De Lucía (1947 - 2014), fuente y caudal.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Jesús
Cornejo @chuchotragaluz

No es una revista, es un movimiento.