66718
Día 2: ¡Qué siga la fiesta!

Día 2: ¡Qué siga la fiesta!

Bruno
Muñóz Tittel

Segundo día de actividades en la Cumbre Tajín 2015 y esta vez llegamos a la entrada del parque temático Takeilhtukut con la consigna de empaparnos completamente de la oferta cultural que le ha dado al evento el reconocimiento como un verdadero escaparate de la cultura mexicana, específicamente hablando de la totonaca, no solo un festival con buenas bandas.

siga

Lo primero que salta a la vista es el ambiente familiar que los organizadores del Tajín le han tratado de dar al festival; a diferencia de otros festivales musicales nacionales, uno ve deambular a cientos de familias con niños disfrutando de innumerables actividades infantiles como talleres para pintar, para elaborar tambores, para elaborar flautas auténticamente totonacas, las mismas que utiliza el caporal cuando se percha en lo más alto del tótem de donde se avientan los voladores de Papantla. Hay una ludoteca, que viene del latín – jugar, donde los niños aprenden a través del juego y la experimentación, los ponen a bailar, juegan twister, etc., mientras los padres ven con cara de satisfacción como los chamacos descargan sus reservas de energía en algo productivo.

Nos detuvimos un rato en el escenario infantil, o para adolescentes más bien, donde artistas locales brindaban el espectáculo para estudiantes de secundaria. Los chavos se veían genuinamente interesados en el jazz, el hip hop y hasta el freestyle conbeatbox que estaban presenciando, quizás hasta más maduros que uno, al que nunca se le deja de hacer gracioso ver a un adulto tirando beats con la mano pegada a la boca.

Al caer el atardecer estábamos listos para llegarle al escenario grande, así que nos dirigimos hacia el Nicho Musical para presenciar a Sean Lennon y su forrazo de novia/colaboradora Charlotte Kemp Muhl en esta propuesta colectiva llamada The GOASTT o The Goast Of A Saber Tooth Tiger. Un rock muy melódico y esotérico cocinado a la antigua, con redobles en la tarola antes de grandes cambios de acordes, me preguntaba una amiga “están tocando música de Pink Floyd?”… no precisamente, pero casi.

El momento álgido del día, personalmente, vino cuando subió The Flaming Lips al escenario y sí…esta banda en vivo es todo lo que te esperabas. Fue enternecedor ver como un público entero se le entregaba a este grupo que nunca ha pertenecido, ya sea en tiempo o en lugar (¿Oklahoma?). En medio de los efectos de impresionante iluminación, botargas gigantes, globos, confeti y la tradicional burbuja donde se mete Wayne Coyne, repasaron desde "She Don't Use Jelly", hasta el material de Yoshimi Battles the Pink Robots, pasando por The Soft Bulletin, por supuesto.

Finalmente, y lo diré una y otra vez, Incubus apesta; pero tengo que reconocer que fueron los que prendieron más duro con clásicos como “Wish You Were Here” y “Nice To Know You”, dándole un cierre excepcional a un segundo día inolvidable en el Cumbre Tajín 2015.

No es una revista, es un movimiento.