Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

122881
Así vivimos HIPNOSIS

Así vivimos HIPNOSIS

Jaime
Fernandez

16/Dic/2017

Esto fue lo que se vivió en la primera edición de HIPNOSIS.

Hoy más que nunca los festivales nos obligan a pasar momentos memorables de una manera artificial. Es por esto que alguien tiene que hablar de HIPNOSIS, porque se trata de terminar con el único sistema que conocíamos, de anteponer un ideal sobre los intereses económicos.

Desde que abrieron las puertas del Deportivo del Estado Mayor Presidencial nos encontramos con un mundo diferente, irreal. Una especie de sol californiano quemaba nuestros hombros y el penetrante frío de la mañana se metía en nuestros huesos, contrastando con todo el paisaje.

Mientras explorábamos el lugar, más idealizábamos el cuadro. Los enormes árboles nos cubrían del humo gris de la ciudad, y el brillo del sol sobre el pasto convertían el entorno en el lugar perfecto para tomarse la primera cerveza o sentarse a compartir primeras impresiones.

Los asistentes adornaban ese panorama con sus originales atuendos. Cortes, telas y colores extravagantes desfilaban alrededor. El festival tenía un concepto y evocaba a la psicodelia, pero el público llenó los espacios vacíos, las ambigüedades. Ellos completaron la esencia del evento.

El lugar se dividía en dos zonas: la del escenario y la de recreación. Al llegar a la segunda, la inmensa nube de polvo desaparece y puedes ver lo que te ofrecen. Hay comida, agua y café en los food trucks, bancas para sentarse y un DJ en lo más alto de una estructura, justo en medio de todo.

En el bazar encontrábamos increíbles diseños y la ropa más excéntrica. Para los que no habían venido preparados, los stands podían brindarles el outfit perfecto con marcas como Wytchlab, Kewtie Care, Hell Hound, Charlie Cheeseburger, acid icecream, Alquimica, Grim Wick Candle Co, wolf hunt y hola y abur, Akami, Loto mx, Backstabbers, Mell Hell y Lonchera Retro.

En el stand de merch podías encontrar posters, pines, discos, stickers, playeras oficiales de cada una de las bandas y además, si querías obtener tu playera del festival podías elegir entre distintos diseños y en ese momento se serigrafiaba, las ganancias fueron donadas a Techamos una mano, una organización dedicada a ayudar a la reconstrucción de las casas destruidas por los sismos.

Pero las marcas fueron los grandes aciertos de HIPNOSIS, empezando por Tuborg. Por lo general uno no tiene grandes expectativas en cuanto a la cerveza en los festivales, pues sabes que vas a terminar sufriendo con tragos calientes e insípidos. Pero en este caso desde el primer sorbo hasta el final la cerveza se mantuvo fría, ligera y poco amarga.

También, las bebidas de Kraken fueron una de las grandes sorpresas. Las mezclas eran originales, con colores tan brillantes como atractivos y sabores únicos.

De las presentaciones puede hablar cualquiera, solo voy a decir que la cercanía que tenía el público con el escenario daba una sensación de intimidad. Lo que me importa es hablarles del entorno, de la producción. Quiero que se pregunten: ¿en cuántos festivales la atmósfera es tan importante como los artistas? Si no les llega ninguno a la mente pueden anotar a HIPNOSIS.

A continuación disfruta de la galería y encuentra tu foto. Si deseas leer lo que sucedió arriba del escenario da clic en el siguiente enlace: HIPNOSIS.

REDACCIÓN:

Sergio
Ang

FOTO:

Jaime
Fernandez

No es una revista, es un movimiento.