Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

144332
Una catástrofe natural conectó a una artista visual mexicana con Steven Wilson

Una catástrofe natural conectó a una artista visual mexicana con Steven Wilson

Angélica
Escoto

21/Mar/2019

Angélica Escoto nos habló sobre su proyecto Las ruinas circulares y de cómo se conectó con el arte de Steven Wilson.

En 2014, el Huracán Odile tocó tierra en la península de Baja California y derribó la casa de la artista visual Angélica Escoto. Buscando reparar los daños, la artista mexicana, encontró –en un negocio de casas móviles– unas cajas que contenían la mitad de un archivo fotográfico que iba a ser tirado a la basura, la otra mitad había sido quemada días antes por los empleados del lugar.

Se trata de una colección de –aproximadamente– 8000 diapositivas que fueron ordenadas obsesivamente con nombre, lugar y fecha, pertenecientes a los Warnshuis, una familia estadounidense que vivió en San Diego, California, entre los años 50 y 70.

“Las diapositivas fueron hechas con película Kodachrome, por eso supe la ubicación de los Warnshuis. Así que –basándome en el remitente– investigué en Google y me encontré con el obituario del padre. Además, leí varias noticias en algunos diarios de Texas, en las que se anuncia la detención del hijo mayor. Después encontré en Facebook a otro de los hijos y a la madre, les envié mensajes para avisarles del rescate de las fotografías, pero nunca tuve una respuesta”.

"Es el fuego quien anima al hombre soñado, pero también es el fuego, el único que sabe que el hombre soñado no es real", Jorge Luis Borges.

La artista mexicana continuó con este proyecto de apropiación al que tituló Las ruinas circulares, inspirada en el cuento del escritor argentino Jorge Luis Borges que trata sobre un hombre gris que intenta crear a otro hombre a través del sueño.

“El fuego no logró quemar la intimidad de una familia pero creó una simbiosis entre personajes en un mundo de sueños, en el que se sueña progresivamente y se van formando cadenas circulares. Así que quizá yo no sea real, sino el sueño de alguien que sueña con fotógrafos”.

Durante la investigación y edición de las diapositivas, un amigo de Facebook de Angélica Escoto encontró una de las fotografías publicadas en el libro Index - The art of Steven Wilson's music, realizado por el artista, fotógrafo y cineasta Lasse Hoile y el icónico diseñador de portadas, Carl Glover.

La familia Warnshuis, Steven Wilson y El Aleph.

El dúo inglés de art pop No-Man –conformado por el cantante Tim Bowness y el multiinstrumentista Steven Wilson– publicó en 1996 su tercer álbum de estudio Wild Opera a través de 3rd Stone Records Ltd. 14 años después, este material fue reeditado con una portada diferente. La fotografía pertenece a la colección de la familia Warnshuis, que rescató la artista mexicana Angélica Escoto.

“En la reseña del libro Carl Glover describe su afición por buscar y coleccionar ‘fantasmas huérfanos’. Su compañía productora de formatos análogos se llama El Aleph, un punto del universo donde –según Jorge Luis Borges– todos los actos y tiempos (presente pasado y futuro) ocupan el mismo punto que está en todas partes y su circunferencia en ninguna. No tiene memoria, ni pasado, ni finalidad, ni porvenir. Lo no pensable tiene por su símbolo, El Aleph”.

Sueños progresivos y cadenas circulares.

Angélica Escoto se puso en contacto con Carl Glover para saber de qué manera consiguió la fotografía y quién de los dos tenía la original. Él le respondió inmediatamente con mucha curiosidad y le dijo que la había comprado en “pulgas” en Pisco, California –a unas cuatro horas al norte de San Diego, dónde vivía la familia–.

“Al pensar en el ‘soñador’ sin memoria que se construye y no se destruye al pasar por el fuego, una noche de insomnio leí El Aleph más de tres veces y me quedé con la frase: ‘Vi un laberinto roto (era Londres)’. Entonces hice esta conexión que Borges –maravillado– observa en la esfera tornasolada, con esa fotografía del automóvil rojo que fue a parar a Inglaterra. Luego tuve otra conexión, Borges revela las imágenes caóticas de El Aleph en un sótano. Mi recámara y estudio están precisamente en el sótano de mi casa, en donde resguardo 20 años de memorias de la familia Warnshuis. Memorias abandonadas que vinieron a parar a México como basura”.

Todo menos un fantasma.

La colección fotográfica Las ruinas circulares –que incluye la portada de la reedición de Wild Opera de No-Man está reunida en una exposición denominada Todos menos un fantasma en el Centro de la Imagen.

La exposición estará abierta a todo público del 14 de marzo al 21 de abril de miércoles a domingo en un horario de 10:00 a 19:00 H. Entrada gratuita.

"Hoy sé que no soy otra cosa que el sueño de otro soñador que también sueña", Jorge Luis Borges.

No es una revista, es un movimiento.