181533
Descansa en paz, Sax

Descansa en paz, Sax

14/Mar/2021

Buen viaje, gracias por la música.

 

“Y en la pista una pareja se vuelve a enamorar…”

¿Escuchaste eso en tu cabeza? Sí, era el sax de Sax. Lamentablemente decimos era porque hoy 14 de marzo le tocó partir de este plano por complicaciones derivadas de la Covid-19.

Yo sí lo conocí, vivía en la vecindad… Eulalio Cervantes Galarza, posiblemente su nombre no te diga mucho, pero su mote equivalía a su instrumento, Sax. Creo que pocos músicos podrían nombrarse así, era un virtuoso que consiguió desde muy joven tener un sonido que lo diferenciara a él y a su banda.

Nació en San Luis Potosí, en su biografía en el sitio del SACM destacan que desde muy temprana edad brilló por su talento tocando con orquestas y en concursos infantiles y de eso no nos queda duda.

Es imposible pensar en Maldita Vecindad sin él, sin esa esencia que retumba en canciones como “Solín”, “Un gran circo” e incluso “Kumbala” que tiene un interludio que es icónico como la canción misma. Fue cofundador, compositor de letras y música, coproductor y ejecutante de saxofón, clarinete, trompeta, trombón, flautas, batería, bajo, guitarra, piano, acordeón y más de cuarenta instrumentos de viento árabes (retomado del sitio de la SACM).

No sólo su sonido era icónico, su estilo lo era, su larga cabellera que a veces le ocultaba un poco el rostro, su sombrero negro, gafas oscuras, era como el Slash de los metales mexicanos.

Ojalá este texto hubiera sido escrito mientras él vivía, además, a pesar de haber tenido problemas de salud recientes se mantenía creativo, recientemente sacó una canción en compañía de Salvador Moreno titulada “Otros nosotros”.

Fue productor de bandas como Tijuana No!, colaboró con otras como Café Tacvba y La Castañeda. Compartió escenario con muchas de las bandas más importantes de Latinoamérica e incluso tenía un récord de respiración circular con el saxofón en una sola nota musical.

Sax, colgó el sombrero y decidió partir, el sax, seguramente se lo llevó con él, eran inseparables y seguramente estará creando en otro plano.

Ahí viene Toño, su trompeta suena en toda la ciudad, hoy más que nunca, Sax, te vamos a extrañar.

No es una revista, es un movimiento.