Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

134753
De estas bandas nomás se acuerda tu papá pt. 2

De estas bandas nomás se acuerda tu papá pt. 2

Tlaloc
Ruiz

Conoce tu pasado musical, báilalo y dale vida.

Es verdad, en qué demonios estábamos pensando ¿De estas bandas nomás se acuerda tu papá?… si hasta a tu abuelito le cuesta recordar tu nombre. Pero en realidad, ¿Cómo acordarse de algo que nunca te presentaron? Y es por eso que ahora desenterramos la vieja historia del rock nacional para que la conozcas de una vez por todas. Abre las mohosas puertas de la percepción y síguenos en este paseo por los escabrosos cadáveres, casi desmoronados, de las antiguas bandas psicodélicas mexicanas, de esas que muy pocos conocen.

La sección de viento no siempre quiere decir banda sinaloense

Gran banda proveniente de las ardientes tierras del mariachi y la torta ahogada, Bandido mezclaba la fina creatividad del jazz con la poderosa energía del psych, algo que se disfruta de maneras multisensoriales en sus rolas instrumentales de larga duración como “Tema de Bandido” y en los puentes musicales de “Pobre Ecólogo” o “Libertad Ahora”. Vibraciones para loquear sin censura.

Con la más grande sección de metales del rock nacional, ellos no tocaban ni mariachi, ni banda, ni ranchera, nada así de aburrido; pero si se arriesgaban a entregar toda su alma y gracias a eso muchachos alocados de todo el país los consumían cual droga espiritual. Pero a pesar de todo ellos participaron en una interesante película de ficheras con la siguiente banda en la lista.

¿Peace & Love provocaron el apocalipsis?

Bikinis y Rock, fue la película que juntó a tres grandes de la época más alucinógena de nuestro país: Bandido, El Ritual y a Peace & Love, unos escuincles subversivos provenientes de Tijuana que fusionaban la onda guapachosa con acordes contestatarios –nada censurados– para provocar el desenfrenado viaje a la necesaria liberación espiritual.

Se supone que gracias a ellos se despertó la agresiva prohibición del rock en México, pues incitaron el masivo coro “mari-marihuana, mari-marihuana” y escupieron palabras inmorales en transmisión nacional mientras tocaban la potente “We Got The Power”. Pero ese odio titánico hacia la juventud ya venia de un pasado no muy lejano y estos tijuaneses no tuvieron nada que ver con eso.

Nota: En YouTube puedes escuchar las terribles palabrotas que Peace & Love liberó durante la transmisión en vivo del Festival de Rock Y Ruedas de Avandaro. Y de paso escucha “Latin Feeling” para volar moviendo las caderas.

Toncho Pilatos y el culto al rock nacional

Con teponaztles, violines del Mariachi Nuevo Tecalitlán, flauta transversal y las más nítidos –y supremos– riffs de guitarra para engolosinar cualquier oído, Toncho Pilatos combinaba perfectamente la energía prehispánica con el rock duro sin forzarlo y sin obviedades. Sin miedo le daban al psych: “Let Her Be”, “Do What Ever You Want It’s All Right”, a lo ruprestre: “Segunda Vez” y el rock duro: “Dejaloa”.

Detrás de estos tapatíos existieron algunos mitos, como que Bob Dylan sostuvo en sus propias manos un disco de Toncho y dijo. “Esta es la música que puede revolucionar el rock mundial”, no sabemos que tan cierto sea eso. Pero lo que es verdad es que Beck admite abiertamente su admiración por Toncho Pilatos y la portada de pandilla psicodélica-prehispánica de su álbum debut.

Aún no hemos terminado…

No saben cuanto me gustaría decir más de todas bandas, agregar más detalles y curiosidades de su espacio-tiempo, pero al final si a todos ustedes les apasiona conocer nuestras casi marchitas raíces musicales es cosa suya buscar más.

Pero amigos, aún hay más música ácida para mover el cuerpo sin control y liberar la mente de cualquier residuo de mala onda para darle otra oportunidad a nuestro pasado musical. Como sea, no se les olvide seguir esta miniserie de rock nacional para al menos tener algo que celebrar estas fiestas patrias.

La próxima entrega es en una semana, ¡No le tengas miedo y elévate!

No es una revista, es un movimiento.