176162
A 20 años del 'Halfway Between the Gutter and the Stars' de Fatboy Slim

A 20 años del 'Halfway Between the Gutter and the Stars' de Fatboy Slim

20 años en "repeat".

Para mí, y para muchos otros, todo empezó con “Praise You”. La rutina de baile estilo guerrilla frente al Fox Bruin Theatre de Los Angeles, fue el banderazo de salida para un alias del cual no podíamos tener suficiente. La inminente llegada de una continuación, era la necesidad del nuevo disco de un artista que sabía que no me iba a fallar. ¡Y así fue!

Halfway Between The Gutter And The Stars llegó a mis manos poco después de los 17 años de edad en el 2000. Cuando bailar era lo más liberador e importante, el Big Beat británico cubría todas las necesidades. Las primeras en tocar aquellos sencillos del álbum fueron las estaciones de radio, y de ahí la epidemia en antros y fiestas comenzó a esparcirse.

¿Cómo olvidar el sampleo de Jim Morrison en “Sunset (Bird Of Prey)”? La música nos llevaba al espacio como si fuera capaz de cambiar nuestro entorno. Recuerdo estar en mi cuarto con mi estéreo noventero y el volumen al máximo pensando: ¿Dónde estará Jim? Estaba ahí mismo, encapsulado en un tema dentro del soundtrack de mi propia película.

Gracias a Fatboy Slim, no había adolescentes con corazones rotos u odiando al mundo, sino sonrisas celebrando que “abrieron pista” al ritmo de “Star 69”. Me sentía yo misma mientras gritaba “What The Fuck?!” después de haber reprobado 4 materias y sin un silencio para pensar lo que haría con mi vida. Esto, era el nuevo milenio.

Cuando parecía que todo se iba precisamente al caño, ¡Boom! “Weapon Of Choice”. Cuántas tardes frente a la televisión (que era todo menos plana) esperando a que MTV pusiera el video por enésima ocasión. Christopher Walken volando por el lobby de un hotel me hacía sentir que cualquier ruco podía ser más cool que Leonardo DiCaprio. Esa era mi arma elegida, el baile y la meta de ver y escuchar en vivo a Norman Cook.

Se anunció la presentación en el denominado Salón 21. No tenía dinero ni permiso en la víspera de Halloween de aquel 2001. Mis amigos optimistas y yo pasamos 2 horas fuera del recinto intentando escabullirnos porque no solo era Fatboy Slim, sino Martín Parra y Dave Seaman, por Dios. ¡Seguro que van a sonar Groove Armada y The Chemical Brothers! Pero la vida tenía un plan distinto. Tan cerca y tan lejos. Terminamos escuchando el disco de vuelta en nuestras respectivas habitaciones.  Esa noche, “Drop The Hate” adquirió un significado completamente distinto en mi cabeza dura.

Pero ¿Qué importaba? Si aquel creador de beats era imparable y vendría 100 veces más… La vida se redimió conmigo dejándome entrevistarlo en dos ocasiones. ¿Por qué no le habré contado lo que sentía cuando escuchaba “Ya Mama”? Push the tempo, como le decíamos de cariño.

Ese disco tenía de todo, incluso las colaboraciones con aquella voz que te rascaba el tímpano, la incomparable Macy Gray. “Demons” era la que nos gustaba a los “fans de verdad”.

Son 20 años de un momento que no se repetirá jamás. El primer play sin saber lo que vendría después. Ahora ya lo sabemos, lo sabemos de memoria. Y aunque a algunos no les guste lo que Fatboy Slim ofrece hoy al mundo de la música, ese era un rave que de no haber existido, nos habría privado de mucho.  ¡Qué manera de envejecer!

Feliz cumpleaños viejo amigo… que tu silueta siempre brille frente al sol.

No es una revista, es un movimiento.