180576
A 15 años del 'Show Your Bones' de Yeah Yeah Yeahs

A 15 años del 'Show Your Bones' de Yeah Yeah Yeahs

El abandono del caos musical para darle la bienvenida a las melodías amigables al oído.

Después de la tormenta llega la calma y eso se puede apreciar de forma clara con un trío neoyorquino surgido durante el cambio de milenio. Cuando el iPod era una novedad y el nu metal había perdido popularidad apareció en el mapa una generación de adolescentes interesada en hacer música sencilla y con la guitarra eléctrica como protagonista. Dentro de esta nueva camada, un combo con nombre de onomatopeya se hizo escuchar de inmediato: Yeah Yeah Yeahs.

La furia como primera influencia.

El inicio del tridente fue exitoso y justo como cualquier músico lo podría soñar. Abrir los conciertos de unos novatos The Strokes impulsó la carrera de ambos proyectos procedentes de la misma ciudad. Mientras que el primer álbum de los capitaneados por Karen O es una obra de ruido que se puede disfrutar. Su vestimenta y peinado fue una inspiración para las mujeres que crecieron durante la primera década del siglo 21.

Pero al tener una carrera ascendente desde un comienzo el mayor reto al que cualquiera se puede enfrentar es a la continuidad. Existe una disyuntiva sobre si se debe repetir lo hecho en la ópera prima o si es mejor cambiar por completo de sonido. Aunque el trío completado por Brian Chase y Nick Zinner intentó hacer un “Fever to Tell 2.0” desde los primeros ensayos se vio que las cosas no iban a funcionar.

Por lo anterior, lo natural fue cambiar la furia y el desorden sonoro por la serenidad y las melodías amigables al oído. Algunos le llaman madurez y otros simplemente consideran que es otra forma de hacer música. Pero aunque una versión tranquila de los Yeah Yeah Yeahs parecía imposible, el trabajo final mostró que sí era posible.

Nuevas influencias generan nuevos sonidos.

De esta forma, el 22 de marzo de 2006 fue publicado el segundo trabajo del proyecto y de inmediato se escucha un cambio en el sonido. El reacomodo musical dejó a bandas como Pixies y la inglesa PJ Harvey como las nuevas influencias principales. La furia y los deseos de querer destruir los instrumentos desaparecieron e inclusive ahora se escuchan guitarras acústicas.

El primer sencillo que se dio a conocer del LP fue “Gold Lion” con una Karen O que ahora suena feliz y entonada. Atrás quedó el sufrimiento que se le escuchó en la deprimente “Maps” que a la fecha es un himno de los corazones rotos. Mientras que marca un anticipo de lo que llegaría unos años después con el soundtrack del filme Where The Wild Things Are.

Por su parte, el guitarrista y fotógrafo Zinner también dio un cambio radical en su estilo. Apenas un año antes se unió al “supergrupo” de hardcore punk Head Wound City junto a integrantes de The Locust y The Blood Brothers. El resultado fue un primer EP con siete bombas musicales que hacen sangrar los oídos desde su primer impacto. Mientras que en su trabajo principal con Yeah Yeah Yeahs ofrece una visión serena en piezas como “Turn Into” que son ideales para ver un atardecer.

Aunque a pesar del drástico giro en el sonido, el material fue muy bien valorado. La transición obtuvo el reconocimiento de gran parte de la prensa y los fanáticos. Inclusive “Cheated Hearts” fue nombrada como una de las mejores canciones del año y tuvo un video con alta rotación en televisión.

Puede gustar o no la transformación que ha tenido el trío originario de la Gran Manzana pero lo cierto es que se requiere de una gran valentía para salir de la zona de confort. Repetir un álbum exitoso es lo más sencillo y a lo que recurren muchas bandas; sin embargo, no todas se arriesgan a explorar nuevos terrenos sin importar lo que eso pueda significar.

No es una revista, es un movimiento.