Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

179119
A 10 años del 'The King of Limbs' de Radiohead

A 10 años del 'The King of Limbs' de Radiohead

18/Feb/2021

Música muy extraña para ser rock pero demasiado popular para ser experimental.

Los sonidos que se alejan de los parámetros establecidos suelen ser relegados a nichos. Por no contar con estructuras tradicionales ni ser proyectos complacientes se les cataloga como poco rentables. Eso los lleva a vivir en las sombras y ser del gusto de un número reducido de personas. Aunque existen algunos casos, bastante reducidos, que son la excepción a la regla. Son del gusto de las masas pese a que no siguen fórmulas establecidas. ¿Se puede hacer música experimental y llenar estadios? La respuesta es sí y Radiohead lo confirma.

El quinteto inglés surgió cuando sus integrantes eran unos simples pubertos y sus pretensiones eran minúsculas. Uno de los primeros nombres del grupo fue On A Friday porque los únicos días que ensayaban eran los viernes. Inclusive durante un par de años la banda se mantuvo inactiva porque sus miembros le dieron prioridad a sus estudios. Aunque al final la música triunfó y así se ha gestado una exitosa carrera.

Sin miedo a la constante reinvención.

Con el transcurrir del tiempo el combo ha demostrado que no le interesa seguir los caminos fáciles ni someterse a las reglas establecidas. Con la publicación de Kid A (2000) se negó a lanzar sencillos promocionales por respeto al álbum como una obra integral que no puede ser dividida en partes. Mientras que con In Rainbows (2007) fue de las primeras agrupaciones de renombre en ofrecer su trabajo en formato digital con la modalidad paga lo que quieras. Hoy es algo común en Bandcamp pero en su momento rompió esquemas.

Todo lo anterior conduce hasta el 18 de febrero de 2011 con la salida de su octavo material de estudio. Las expectativas eran altas y al mismo tiempo no se tenía claro lo que se podía esperar. Con Thom Yorke y compañía las sorpresas ya son habituales.

La primera sorpresa llegó con el único sencillo promocional que se desprendió del LP. En “Lotus Flower” prevalece un aura de misticismo marcada por el sintetizador que se mantiene activo a lo largo de toda la pieza. Aunque lo más desconcertante es el video oficial en donde se puede observar al cantante hacer un extraño baile similar a los ataques esquizofrénicos de Ian Curtis de Joy Division. El resultado se popularizó a través de las redes sociales hasta convertirse en uno de los memes más famosos de Internet.

¿Un álbum incomprendido o poco valorado?

Resulta frecuente escuchar que algunos se sintieron decepcionados con este trabajo de los originarios de Oxford y puede ser comprensible. Aunque si eres fanático de Radiohead debes saber que los únicos a los que buscan complacer los integrantes es a ellos mismos. Puede sonar narcisista pero también es un acto de honestidad.

Mientras que por otra parte, “Bloom” muestra una faceta electrónica con tintes experimentales que rememora a lo hecho ocho años antes en “Myxomatosis”. El resultado podría ser una versión relajada de Aphex Twin o una acelerada de Kraftwerk. Es música que no está claro si fue creada en otro planeta o por un T-800 que vino del futuro.

Pero aunque el conjunto británico siempre ha estado abierto a los cambios, también existen algunas constantes que marcan su obra. Una de las más claras es su fidelidad absoluta a Nigel Godrich, quien es su productor de cabecera e inclusive ya es considerado como un integrante más. Su refinado trabajo ha generado una relación similar a la de Tony Visconti con David Bowie o George Martin con The Beatles. Ambas partes saben lo que buscan y eso deriva en resultados sobresalientes.

Puede ser demasiado electrónico para ser rock o muy pesado para encajar en el campo de los teclados y sintetizadores. Lo que no se puede negar es que Radiohead ha logrado crear un estilo con una marca personal y eso, dentro del actual contexto marcado por la clonación musical, es una invaluable virtud. Más meritorio todavía que pese a transitar por los terrenos de la experimentación goce de una aceptación a gran escala.

No es una revista, es un movimiento.