Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

88521
Un piso más abajo #FICUNAM6

Un piso más abajo #FICUNAM6

Un piso más abajo: contundente sencillez.

Un piso más abajo participó en la Sección de Competencia Internacional del Festival Internacional de Cine de la UNAM 2016, y resultó ganadora como mejor película en dicha categoría.

Filme número seis en la carrera del cineasta rumano Radu Muntean, Un piso más abajo nos presenta a Sandu Patrascu, un hombre maduro padre de familia que lleva una vida relativamente tranquila mientras trabaja ayudando a distintos clientes a efectuar y regularizar trámites vehiculares. Un buen día, al volver de pasear a su perro y de hacer algo de ejercicio, escucha a los vecinos del departamento de abajo mientras discuten acaloradamente y oye un par de gritos y golpes. Al estar aguzando el oído es sorprendido por un joven que sale intempestivamente de dicha habitación, y Sandu se retira un tanto avergonzado del lugar.

Al poco tiempo, Patrascu se entera que la vecina de ese departamento ha muerto. Las causas de su deceso no son del todo claras, y la policía le interroga para saber si él notó algo fuera de lo usual que pudiese brindarles alguna pista de lo sucedido. Él decide no mencionar nada sobre la discusión que escuchó previamente. Después de este interrogatorio intenta seguir con el curso de su vida de manera normal, pero Valentin 'Vali' Dima (el joven que vio salir ese día de la escena del crimen) empieza a buscarlo, a inmiscuirse en su vida, a involucrarse con su familia.

Contado de esta forma, la película tiene todos los elementos de cualquier thriller. Sin embargo, de manera brillante Muntean evita seguir el camino más convencional del género, y en su lugar nos brinda un trabajo más preocupado en explorar dilemas éticos a través de la conciencia de sus personajes: ¿por qué decide callar Sandu?, ¿no quiere comprometerse?, ¿tiene miedo?, ¿desea proteger a su familia?, ¿hay algo más detrás de esa acción? Por otra parte, ¿qué busca Vali acercándose a Sandu?, ¿agradecerle por su silencio?, ¿intimidarle para que no hable?, ¿siente mera curiosidad?

Conforme pasan los días (y Vali Dima se inmiscuye más con la familia Patrascu) es evidente que debajo del apacible aunque severo rostro de Sandu se lleva a cabo un conflicto ético y moral, donde diversos sentimientos se debaten dentro de él, llenándole de una incomodidad y un disgusto crecientes potenciado, sobre todo, por la presencia de Vali. Sus sentimientos tendrán salida en una espontánea catarsis que constituye la escena cumbre de la trama.

Apelando a una narración sencilla pero contundente, con una cámara que casi nunca pierde de vista al protagonista y que logra plasmar en la pantalla su lucha interna expresada en gestos, ademanes y silencios, Muntean ofrece una obra donde no importa tanto juzgar si Sandu obró bien o mal, sino adentrarnos al conflicto de un hombre común y gentil que se enfrenta a una situación inesperada, y asume resignada aunque firmemente las consecuencias de su decisión, haya sido correcta o no.

No es una revista, es un movimiento.