74487
Relatos iraníes

Relatos iraníes

Relatos iraníes: Lienzos de la sociedad persa.

¿Qué tienen que ver un taxista parlanchín, una mujer maltratada por su marido, un hombre que cree haber descubierto la infidelidad de su esposa, un anciano que defiende su dignidad y un documentalista en busca de retratar la realidad de su país? Que todos ellos confluyen en el más reciente trabajo de la que ha sido nombrada “Primera dama del cine iraní”: Rakhshan Bani-Etemad.

La cineasta oriunda de Teherán nos presenta en su más reciente filme una serie de lienzos que buscan captar diferentes rostros presentes en la actual sociedad iraní. Una sociedad que al igual que muchas de occidente, padece de los mismos problemas: falta de empleo, una burocracia ineficiente, una falta de respeto a los derechos individuales, violencia doméstica, adicciones y represión en diversas formas. Cada una de las historias esta contada desde la perspectiva del personaje que es afectado por alguna de estas problemáticas, mostrándonos su punto de vista y adentrándonos un poco a su intimidad, haciendo que nos enojemos, indignemos y suframos a la par de ellos.

Un documentalista aparece en prácticamente todos los relatos, pero en lugar de fungir como el hilo conductor entre relato y relato, esta planteado más bien como una especie de personaje incidental que aparece una y otra vez en cada historia, pero que no atestigua ni forma parte de ellas, y en cambio (y como si se tratase de una ironía) va en dirección contraria a donde se suscita el drama, como si esa realidad que busca plasmar le eludiese. La razón de esto pudiera encontrarse en la siguiente afirmación de la directora: “… quiero hacer hincapié en que ninguna película puede ser un reflejo completo de cualquier sociedad. Y ésta no es un reflejo de la sociedad iraní. Lo que refleja son los temas que me preocupan y que son interesantes para mí, como las cuestiones de los trabajadores, mujeres, drogadictos, personas que sufren de dificultades económicas, etcétera”.

Relatos iraníes recopila distintos cortos realizados por separado y luego ensamblados, dando como resultado una película de 90 minutos rodada con corrección, que sigue el canon establecido por el cine iraní contemporáneo que tiene como sus máximos representantes a Abbas Kiarostami o Jafar Panahi, por mencionar un par de ejemplos.

Esta película forma parte del 35 Foro Internacional de la Cineteca.

No es una revista, es un movimiento.