Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

35623
Las lágrimas: Un poema dentro del cine mexicano

Las lágrimas: Un poema dentro del cine mexicano

21/Oct/2013

Las Lágrimas

Pablo Delgado

Fernando Álvarez Rebeil, Gabriel Santoyo, Claudette Maillé

México, 2013

Labo Films

Desde hace un par de años, trece aproximadamente, el cine de autor mexicano se ha revolucionado; las historias cada vez son más personales y se ha desmitificado al cine como una gigantesca empresa de fierros y gente. De hecho, el cine de autor mexicano, en semejanza con el cine europeo o el cine indie estadounidense, ha buscado la voz del arte entre sus imágenes. Las lágrimas, opera prima y tesis de Pablo Delgado, es una de estas obras.

La historia contiene una premisa muy sencilla, dos hermanos (con una diferencia en edad de mas o menos diez años) van al bosque a pasar la noche; el más joven idolatra a su hermano mayor y en este viaje ve su destrucción. Por otro lado, su madre, estoica y al límite, permanece como un elemento de referencia. Comprendemos con ella que la familia se encuentra fracturada y es en este viaje en el que sana la relación entre ambos hermanos, lo que posteriormente será la semilla de reconstrucción.

Las lágrimas nos habla de la familia en la forma en la que ésta poco a poco se ha ido desgastando y cada vez pierde más importancia. Habla de las relaciones, el crecimiento y la muerte de los héroes, que es uno de los golpes más fuertes que tenemos de jóvenes: el ver a nuestros ídolos (padre, madre, hermano) como un ser humano con errores. Una historia muy personal para Delgado, muy sencilla y honesta en la que cualquier persona puede encontrar un reflejo de si mismo.

Dentro de su realización, Las Lágrimas parece un poema escrito bajo los parámetros del Cinema Verité y lo hace un mucha elegancia y sutileza para obtener imágenes muy bellas y secuencias potentes. En todo momento vamos acompañando a estos dos hermanos y nos volvemos parte del viaje y el cambio, no solo meros espectadores. La interpretación es natural y muestra un trabajo íntimo por parte de Delgado con sus personajes.

Al final, la opera prima de Pablo Delgado es un filme que no presenta pretensión alguna y deja un aire de honestidad que se agradece de una película. Cuenta una historia, conmueve e invita a la reflexión; propone una forma de contar historias que se aleja del cine inerte que muchas veces se presenta en las muestras y festivales. No es una película del “no pasa nada” y no sacrifica su discurso ni poesía en la realización; de hecho, resalta. Dentro del camino de Delgado, es un buen primer paso hacia la industria cinematográfica.

No es una revista, es un movimiento.