Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

79085
El Incidente

El Incidente

El Incidente prueba que hay buena Ciencia Ficción hecha en México.

En las escaleras de servicio de un lujoso edificio de departamentos, los jóvenes Carlos y Oliver sor perseguidos por Marco, un oficial de policía que busca arrestarlos por un supuesto delito. Durante la persecución, Marco le dispara a Carlos, hiriéndolo en una pierna. Poco después, se escucha un raro estruendo, y los tres quedan atrapados en ese lugar que se transforma en una escalinata que, sin importar si se sube o se baja solo se llega al mismo lugar; y donde nadie parece escucharles ni poder sacarles de allí.

Al mismo tiempo y en otra parte, una familia conformada por Roberto, Sandra y los menores Daniel y Camila se dispone a hacer un viaje por carretera para pasar un agradable fin de semana. Pero durante el mismo, Camila enferma gravemente por el asma que padece, y por un aparente descuido no disponen del medicamento necesario para atenderla. Cuando buscan ayuda, se escucha nuevamente el misterioso estruendo y, posteriormente, la familia descubre que se encuentran en un camino que parece no tener ni principio ni fin, y que solo los lleva a un mismo sitio una y otra vez.

¿Por qué ocurre esto?, ¿por qué les pasa precisamente a ellos? y ¿qué relación tienen estos acontecimientos entre si? Estas y otras interrogantes son el motor de El incidente; Ópera Prima del realizador mexicano Isaac Ezban, la cual ofrece un intrigante Sci-Fi acerca de una realidad que parece plegarse y unirse para comportarse como si de una banda de Moebius se tratase, haciendo que sus protagonistas deambulen por solitarios, claustrofóbicos y enloquecedores parajes por años, sin encontrar a otras personas, ni una salida, ni una explicación de lo que ocurre. Y en el camino, el filme plantea un par de reflexiones acerca del tiempo y su percepción, así como sobre el destino que a veces parece inexorable.

Con un claro y variado background del género que abarca desde series televisivas como The Twilight Zone o Lost, pasando por el cine de Christopher Nolan (particularmente su filme Inception) hasta llegar a autores como Philip K. Dick (referenciado directamente dentro de la trama), Ezban juega con entornos cotidianos y crea con ellos angustiantes y demenciales mundos en los que las reglas esenciales del espacio-tiempo se comportan de forma distinta, y donde sus protagonistas reaccionan de diferentes maneras al encontrarse de súbito varados allí, sin que puedan vislumbrar alguna vía de escape y tratando de comprender que ocurre. Y cuando esta comprensión llega (varias décadas más tarde), esta es sorprendente y por demás delirante.

Atinadamente, el director edifica su relato en base a una sencillez estética y de puesta en escena, valiéndose de un puñado de personajes y rodando prácticamente solo en dos locaciones. Y es precisamente el eficaz trabajo desempeñado por el cuadro de actores aunado a un redondo e ingenioso guión, una ágil edición, un ritmo trepidante y un particular cuidado de los detalles; lo que hacen que la empresa se mantenga a flote y salga avante al recrear un mundo anómalo, desesperante, donde (parafraseando al slogan de la cinta), no queda de otra sino seguir avanzando. Sin duda, una de las mejores películas mexicanas estrenadas este año.

No es una revista, es un movimiento.