51995
Good Ol' Freda: La burócrata de The Beatles #RubberFilmFest

Good Ol' Freda: La burócrata de The Beatles #RubberFilmFest

21/Jul/2014

Good Ol’ Freda

Ryan White

Freda Kelly, Tony Barrow, The Beatles

UK / USA, 2013

Tripod Media

El Rubber Festival Internacional de la Música en el Cine se inauguró el pasado viernes en el Museo Soumaya Carso de la Ciudad de México. Un espacio dedicado al séptimo arte, a la danza y al teatro con un enfoque especial en la música para disfrute de los melómanos que les gusta consumir cultura bien cargada en cuanto a lo sonoro se refiere.

En relación a su muestra fílmica, tanto obras de ficción como documentales (buena dotación de “rockumentales” para los que nos gustan esas cosas) condimentan la propuesta del festival que estará hasta el 27 de julio en diversas sedes de la ciudad.

Durante la noche de apertura se proyectó Good Ol’ Freda, documental sobre la secretaria de The Beatles, Freda Kelly. Sí, leíste bien, la SECRETARIA. Para aquellos fanáticos que piensan que no queda nada del grupo más estudiado, disecado y analizado de la historia, el director Ryan White logra sorprender y compartir anécdotas íntimas del grupo y su manager, Brian Epstein, a través de Kelly, quien trabajó de cerca con la banda desde sus inicios en The Cavern hasta el final de su trayectoria.

Al igual que otros documentales como Beatles Stories (2011) de Seth Swirsky, que consiste en varios famosos recordando sus encuentros con el grupo, este trabajo de White es interesante al presentar los acontecimientos que todos conocemos desde otro punto de vista. Después de leer y escuchar la misma historia una y otra vez, uno se va convenciendo que los colaboradores de The Beatles se acomodan en dos grupos: los anti-Paul, como Peter Brown en su libro The Love You Make; y los anti-John, como Geoff Emerick, el ingeniero de grabación, en Here, There and Everywhere.

Sin embargo, Freda contagia desde el inicio del filme un cariño incondicional hacia los cuatro y especialmente hacia Epstein; recuenta cómo por décadas desperdició la oportunidad de hacerse rica escribiendo su propio libro sobre el grupo, principalmente porque le gusta respetar la privacidad de los que eran sus jefes.

Good Ol’ Freda no es para todos, una señora reviviendo sus memorias puede que no sea atractivo sino únicamente para los seguidores acérrimos del grupo. El componente musical del trabajo es mediano, esperaba escuchar las infaltables “interpretaciones” de otros artistas tratando de imitar las canciones originales, y las hay, pero escuchar la armónica auténtica al inicio de “Love Me Do” me hizo ponerme más cómodo en mi asiento.

Hay huecos en la narrativa, me hubiera gustado saber cómo diantres le hizo Freda para escapar del reinado de terror del neoyorquino Allen Klein cuando llegó y despidió a la mayoría de los trabajadores de Apple; sin embargo, Good Ol’ Freda es una propuesta en parte entretenida, en parte histórica, que seguro no decepcionará a los fans de The Beatles.

No es una revista, es un movimiento.