82648
Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM): día tres

Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM): día tres

El tercer día de actividades del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) inició con un programa doble de funciones especiales con películas que integran la sección de Largometraje Mexicano, las cuales se llevaron a cabo en la sala 1 de Cinépolis Centro.

La primera de dichas funciones fue Los herederos, segundo largometraje del venezolano afincado en México Jorge Hernández Aldana, mejor recordado por haber dirigido en 2007 la adaptación cinematográfica de la novela de Guillermo Arriaga, El búfalo de la noche. En este nuevo trabajo, Hernández Aldana ofrece un retrato de una juventud atrapada en el hastío y sin alguna brújula que los guíe, y que solo buscan autosatisfacerse en una escalada que se vuelve cada vez más violenta y peligrosa, teniendo consecuencias fatales para uno de sus integrantes.

A esta función acudieron, además del director; el productor Michel Franco y los actores, Máximo Hollander y Sebastián Aguirre, protagonistas de la historia.“Tratamos de buscar una película donde se contará de la manera más honesta la realidad que se vive en estas generaciones, donde los chicos están creciendo sin saber si hay o no consecuencias. Para entender cómo comunicar eso de la manera más real y sin artificios Jorge hizo un trabajo de actuación extraordinario durante muchos meses con todos los chicos.” declaró Franco.

La segunda función especial sería El placer es mío, de Elisa Miller, cineasta ganadora de la Palma de Oro en el Festival de Cannes en 2007 con su cortometraje Ver llover. Filmado de forma minimalista y con un puñado de actores, narra como la relación de una pareja se desmorona y viene abajo por la incomunicación, las inseguridades y las frustraciones imperantes entre ellos.

A la proyección asistieron la misma Miller, Christian Valdelièvre (productor), Fausto Alzati (uno de los protagonistas principales), Gabriela Vidal (guionista) y Claudio Castell (director de arte). Respecto a la interrogante de un espectador sobre lo que le inspiró a narrar esta historia, Elisa respondió: “¡Qué preguntita! La inspiración sería en un principio, pues la vida misma, los fracasos amorosos. La idea era hacer un retrato de mi generación, de tener 30 años. Un poco también a la expulsión del paraíso, llámese el amor idílico del principio, pues ¿quién no ha sido expulsado de ese paraíso?”.

Ya en tarde, en el Aula Mater del Colegio de San Nicolás se llevó a cabo una proyección especial y gratuita del más reciente filme del director David Pablos, intitulado Las elegidas, previo a su estreno en función de gala. En ese lugar se dieron cita (principalmente) estudiantes de dicha institución, quienes abarrotaron el lugar. La cinta aborda el tema de la trata de personas con el fin de explotarlas sexualmente. Y se centra en la historia de Sofía y Ulises, la primera una víctima que es secuestrada y obligada a ejercer la prostitución, y el segundo un muchacho que se dedica a acechar, engañar y finalmente reclutar a nuevas jovencitas que sigan alimentando tan abominable negocio.

Al término de la función se procedió a un debate con el director, los actores principales y representantes de asociaciones civiles que buscan alertar y concientizar a la población sobre esta creciente problemática. “La película es dura, pero la realidad es peor”, afirmó David Pablos, quien también explicó que aunque la trama tuvo como punto de partida la novela homónima de Jorge Volpi, el guión fue reescrito a partir de una serie de conversaciones que sostuvo con diversas víctimas de esta forma de comercio ilegal e inhumano.

Por la noche, en la sala 3 de la misma sede se contó con el estreno internacional de Allende mi abuelo Allende, coproducción chileno-mexicana dirigida por Marcia Tambutti Allende; nieta de Salvador Allende, quien fuese presidente de Chile a principios de los setenta, hasta que un golpe de Estado urdido por las fuerzas armadas de ese país lo derrocase orillándolo a quitarse la vida.

Por medio de este documental de tono muy personal, la realizadora busca conocer de cerca a su abuelo, más allá de lo que los registros históricos dicen de él, y trata de acercarse a su lado íntimo, como esposo y padre de familia. Y para ello efectuó una investigación que le tomó ocho años en donde recopiló imágenes y testimonios de familiares y conocidos que le permitiesen conocer mejor al hombre detrás del estadista. Algo que le resultó complicado, dado la renuencia de algunos de estos familiares a hablar de algo que, aunque ocurrió hace más de 40 años; sigue doliendo tanto ahora como entonces. Al final de la proyección la directora procedió a contestar algunas preguntas del público.

Y así concluyó la tercera jornada del festival.

ficm - 4 - DAVID PABLOS

No es una revista, es un movimiento.