37430
BICYCLE FILM FESTIVAL 2013 – Ciclistas de otra dimensión

BICYCLE FILM FESTIVAL 2013 – Ciclistas de otra dimensión

11/Nov/2013

La bicicleta como medio legítimo de transporte ha tenido un visible auge importante en los últimos años, especialmente en la Ciudad de México donde no se necesita consultar los datos para observar que el programa EcoBici se ha ido expandiendo cada año debido a una buena aceptación por parte de los capitalinos. De igual manera son más notorios los paseos nocturnos de las pandillas ciclistas por todas las partes de la ciudad, así como más ciclovías, el cierre de grandes avenidas los domingos. Etc.

Sin duda habrá gente que mirará este movimiento social con recelo y se preguntará: ¿es neta o es moda? Por el bien de nuestro medio ambiente, por los problemas de congestionamiento de las vialidades y más que nada por salud (levante la mano el país más “gordo” del mundo!), esperemos que la cultura de la bicicleta represente un cambio permanente en los paradigmas de nuestra sociedad.

Una epifanía similar tuvo Brendt Barbur después de que un camión se estampó contra el y su bicicleta en Nueva York durante el 2001, accidente que irónicamente descubrió en el cuerpo de Barbur un latente y peligroso mal médico. En consecuencia Barbur encontró la inspiración para fundar el Bicycle Film Festival, que celebra al vehículo de las dos ruedas a través de arte, música, fiesta, convivencia y principalmente: cine.

La edición 2013 del BFF se celebró en la Ciudad de México del 6 al 10 de Noviembre con cortos cinematográficas en el Museo Tamayo y la Cineteca Nacional. La selección ecléctica del material refleja en buena manera el espíritu joven, urbano e informal del festival y su audiencia. Esta diversidad de los trabajos mantenían al público cautivado y a la expectativa; porque como era posible presenciar un corto pseudo-thriller/slasher como The Cyclist (E.U.A. 2013) acto seguido se presentaba un romance fantasioso comoHopeless Romantic (EUA 2012; por cierto se imaginan la película Drive en bicicleta?). O bien un corto cómico de 1985 - On Time (EUA), seguido de un pequeño documental sobre un ciclista inválido español - The First Unstoppable (España 2012).

El personaje principal siempre era la bicicleta, retratada en diferentes contextos y situaciones; su ubicuidad en nuestra sociedad significa que puede ser varias cosas a la vez: una herramienta, un simple objeto común; un tesoro personal como en el caso de Lost Bike Girl (EUA 2013), habrá historia más triste que al incauto que le roban su bicicleta?, esa tenue esperanza de recuperarla es más deprimente que la pérdida definitiva, recordar el clásico italiano Ladrones de Bicicletas y claro…Pee-Wee Herman’s Big Adventure. En cambio, en Footprints(Alemania/Italia 2013), observamos a dos consumados fabricantes de bicicletas; uno alemán, uno italiano; y su minucioso arte de desarrollar a mano estos productos de alta precisión para los mejores ciclistas del mundo; quien tenía idea que los cuadros son fabricados a la medida de los cuerpos de cada deportista?.

A través del Bicycle Film FestivalBrendt Barbur ha contagiado algo de esa inspiración que encontró en su propio tesoro personal; con un crecimiento importante del festival cada año y un poder de convocatoria constatado en nuestra ciudad por las funciones atestadas a máxima capacidad tanto en el Tamayo, como en la Cineteca. Esperemos que esta moda sea permanente.

No es una revista, es un movimiento.