27291
Negron: Entre la abyección y la moda

Negron: Entre la abyección y la moda


27/Jun/2013

El cuerpo es importante para un dibujante, pero no por sus perfectas proporciones, como alguna vez lo pensó Da Vinci con su místico Hombre de Vitrubio. El cuerpo es más que un asunto técnico, la desnudez vista por el artista revela tanto su carácter plástico como sus obsesiones; obsesiones que, de ser verdaderas, para nada se relacionan con el lugar común del “creador atormentado” y sí con el franco goce e incluso la pornografía.

De Lucian Freud a Robert Crumb, de Egon Schiele a George Platt Lynes; los mejores desnudos son los que se captan con una erección entre las piernas, una erección que provee la estética y la personalidad a la ejecución.

El ilustrador neoyorkino, Jonny Negron, publicó su primer libro titulado NEGRON a través de Picture Box. Se trata de un libro de 80 páginas en las que conviven la sátira, el glamour, la violencia y la moda. Muchos artistas del cómic han demostrado una realidad: el sexo tiene mucho de repulsivo y de estrambótico; las mujeres de Jonny Negron, couture pero trashy, son de carnosidades voluminosas y tambaleantes como gelatinas: muslos que recuerdan a carnicerías, escotes obesos y poses que comunican una sexualidad más emparentada con el asesinato que con la seducción.

El artista se siente atraído y repelido al mismo tiempo por estas mujeres, las retrata en escenarios orgánicos como jardines y supermercados, así como en situaciones hilarantes en las que le hacen felaciones a hot dogs y reciben en su cara eyaculaciones de un bote de crema batida (no se piense en misoginia, por favor). Lo más desconcertante en el estilo de Jonny Negron es que la vulgaridad se desarrolla bajo el más fino trazo de la ilustración de moda, incluso se toma el lujo de diseñarles estupendos atuendos a sus viscosas mujeres; repletos de colores chillantes que remiten a la etapa más desenfadada de los 80.

NEGRON también contiene algunas historietas, en las que altera el orden usual de transición entre cuadro y cuadro, haciendo de la linealidad algo abstracto. Éstas van de la violencia más gratuita hasta la ciencia ficción, pasando por teorías distópicas sobre el futuro. Este libro mantiene su cualidad de inclasificable aún con su cuidada edición, Jonny es un ilustrador que trabaja con total libertad, con una erección muy artística. Su visión sobre el cuerpo y sobre el sexo es totalmente original, demostrando que ambos temas son inacabables.

Es un libro que será muy revisitado en los estantes de su biblioteca particular. 

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

REDACCIÓN:


No es una revista, es un movimiento.